Login

Inicio

El Club

Secciones

Actividades

Calendario

Socios

De Interés

Memorias

  Si quieres ir rápido camina solo. Si quieres llegar lejos ve acompañado.            

Guardar

 

IX Edición Cordales Pegaso 2017

Marcha del Turrón y comida anual

17 de Diciembre de 2017

Llevábamos tiempo de preparación de la actividad, que prácticamente es el colofón del año montañero de 2017, aunque siempre queda un "bis" como en los conciertos, y que se denomina ·Marcha del Turrón" realizada en la semana previa a las fechas de Navidad.

La preparación, aparte de la propia de la actividad, ha comportado fundamentalmente una labor de promoción con muchos de aquellos socios del Club que no son muy asiduos en la participación de actividades a lo largo del año y que se ha visto colmada con la inscripción de muchos de ellos y otros que no lo han hecho por causas de conveniencia de fechas pero deseosos en haber podido participar.

 

 

 

Al final somos 122 montañeros los que nos disponemos a realizar esta bonita y emblemática ruta en la zona del macizo de Peñalara el domingo día 17 de diciembre de 2017.

Hemos ido recogiendo a los participantes en cada una de las paradas establecidas y en los horarios habituales de este tipo de actividades, con destino al punto de inicio que no es otro que el ya tradicional "Puerto de los Cotos".

De los 122 inscritos en la actividad, van a realizar la ruta 101, que son los que han subido en los autocares y los otros 21 restantes solo van a la comida que posteriormente se degustará en la Granja de San Ildefonso.

Llegamos al puerto de los Cotos (1.830m) a las 9h 35´en un día frio, pero sin precipitaciones, bastante nublado pero sin mucha neblina baja, que hace aconsejable en un principio abrigarse adecuadamente, aunque es presumible y así se va produciendo que con el comienzo de la caminata el cuerpo va entrando en calor y la ropa va sobrando y se va viendo como muchos de los participantes se van aligerando de ella en la propia  primera subida.

Como es preceptivo y como responsable del un Grupo tan numeroso, he de presentarme en el Centro de Interpretación del Parque Natural de Peñalara, sito en las cercanías del puerto, para informar de nuestra llegada, del número de personas que somos, del itinerario previsto y la presentación de las autorizaciones concedidas por parte de las autoridades del Parque.

Damos la orden de salida a las 9h 45´ e iniciamos el ascenso entre pinares por la denominada "Senda del Batallón Alpino", nombre que se dió por ser una ruta de aproximación a las trincheras que el Ejercito Republicano, en la Guerra Civil Española, tuvo en las inmediaciones del Collado de Peña Citores. Esta senda transcurre casi en toda su longitud cobijada por el bosque  de pinos que tiene la vertiente sur del macizo.

 

Esta primera parte de aproximadamente 2 km de longitud es proclive a ir bastante agrupados porque la senda es estrecha y no suele haber ninguna otra opción. De esta manera se va viendo  la fila de compañeros progresar en ascenso de una forma continua aunque sin mucha velocidad, parándose de vez en cuando a contemplar el paisaje de postal e Navidad con los arboles cargados de nieve, y teniendo cuidado con el  propio terreno al estar cubierto de nieve, que aunque blanda, es propensa a producir resbalamientos. No llueve y el aire es casi inexistente, pero la niebla aunque no muy espesa no nos permite ver más allá de 100 a 150m.

La nieve que hay en la ruta genera imágenes que muchos se paran a fotografiarlas, porque son recuerdos maravillosos que quedaran para la posteridad, arboles con sus copas llenas de nieve, matorrales tintados de cristales blancos y praderas teñidas de blanco, son el paisaje que nos vamos encontrando en esta mañana de pre-invierno. A medida que vamos progresando en esta senda que sin esfuerzo aparente nos acerca al primer punto de referencia, que no es otro que la fuente de los pájaros (collado de Peña Citores), alcanzamos una altitud de 2.151m y por lo tanto hemos ascendido desde el inicio 320m. Hemos tardado en realizar este tramo alrededor de 1h.

Un poco antes de llegar al collado  de Peña Citores el pinar deja paso al matorral bajo que nos permite ver un poco más la distancia lejana. En el collado tomamos dirección NE por un ancha loma que siempre en ascenso moderado nos llevará a unos, los más, hasta el inicio de da acceso a la Majada Hambrienta  y que a otro grupo más reducido que ha optado por la ruta establecida cono alternativa les llevará sucesivamente por la loma de Dos Hermanas a la pala final de la subida a la Cima de Peñalara (2.428m).

A medida que ambos grupos van distanciándose la visibilidad entre los mismos va siendo más difusa hasta que se pierden en la lontananza. Estos alcanzarán la cima de Peñalara y seguirán adelante hacia el risco de Claveles y bajarán en dirección a la laguna de los Pájaros. La nieve, como se ha dicho anteriormente, está lo suficientemente blanda para que el uso de crampones se haga innecesario.

El grupo mayoritario, donde se encuentra el coordinador, y que va cerrando el Grupo (como escoba) como es habitual, llega al inicio de la bajada a la Majada Hambrienta (4,26 km - 2.197m). Desde el collado de Peña Citores hasta este nuevo punto la marcha se ha ralentizado dada la frondosidad  de los matorrales bajos que obstaculizaban el avance. Se han ido formando pequeños grupos de participantes que a diferentes ritmos han llegado hasta el inicio  del tramo que estimamos como el que tenemos que tener mayor precaución, porque en aproximadamente en  1km. de distancia la bajada es de alrededor de 300m. Este es el tramo que en los días previos hemos hecho hincapié  para decidir la conveniencia o no de llevar material (crampones-piolet) técnico de invierno. No es que el tramo sea técnicamente complicado pero dependiendo del estado de la nieve puede aconsejarse la necesidad de hacerlo con crampones para asegurar la bajada. Nos encontramos con la nieve en buen estado y al final salvo algunas personas, para asegurar si cabe la bajada, la mayoría no tuvo necesidad de ponerse crampones. La nieve al estar blanda facilita la realización de huella y la bajada se produce por la senda en zetas existente que aminora la propia pendiente de bajada.

          Una vez realizada la bajada nos encontramos con una extensa pradera donde se ubica el refugio no guardado denominado "Chozo Aranguez". (5,55km - 1877m), de reciente reconstrucción que se encuentra en muy buen estado de habitabilidad.

La necesidad de guarecerse, de tener un lugar en el que ponerse al abrigo de las inclemencias meteorológicas o de posibles riesgos físicos, ha sido cuestión básica desde siempre. Las leyes de Las Partidas del rey Alfonso X, en 1256, imponían al Rey “facer alberguerías en los lugares yermos do entendiere que serán menester porque hayan las gentes a qué allegar seguramente”. En 1273 se conceden exenciones a los pobladores de la sierra de Guadarrama: “[…] por fazer bien, e merced a los que moran e moraren dende en adelante en las Alberguerías, que son en los puertos de Valathome, Fuenfría e de Manzanares e de Maragosto […]”.

El nombre de Aránguez, viene dado por la familia propietaria de los terrenos.

Aunque ni en el mapa histórico ni en las distintas ediciones impresas del Instituto Geográfico Nacional (tampoco en el topográfico militar), aparece el término "Majada Aránguez".

La Majada Hambrienta, por el contrario, aparece en los planos geométricos de los primeros trabajos topográficos por términos municipales (Ley de 27 de marzo de 1900), utilizados con posterioridad para confección de los Mapas Topográficos Nacionales

En los años sesenta-setenta del siglo pasado el chozo Aránguez, principalmente en los ambientes de montaña, se conocía como la  "cabaña del Pastor". 

El grupo de la escoba que ya es bastante numeroso aprovecha la inmediaciones del refugio a tomar algún reconstituyente y a disfrutar de la mañana apacible que se está teniendo, además de hacerse la foto de rigor de grupo.         

Aunque la ruta que queda no es excesivamente larga, la necesidad de estar a una hora prudencial en la Granja a fin de llegar al restaurante a la hora convenida, hace que tengamos que advertir que es necesario a partir de este punto, se incremente la velocidad de marcha, dado que el terreno que nos queda es favorable, sin subidas exigentes y más bien siempre en bajadas.

Reanudamos la marcha por la pradera de la Majada Aránguez hacia el bosque que se ve enfrente y vamos cruzando sucesivamente diferentes arroyos que bajan de la ladera del macizo de Peñalara. El primero que nos encontramos es el propio arroyo de Peñalara (5,25km - 1.863m) y un poco más adelante el arroyo de las Almas del Diablo (5,63 km - 1.801m) y a continuación el más caudaloso, el arroyo de la Chorranca (6,55km - 1.787m) que hemos de cruzar con cuidado para no resbalar y mojarnos los pies. Cosa que este coordinador tuvo la mala fortuna de sufrir aunque sin mayor incidencia.         

Al cruzar este arroyo, ya entre pinares, la senda da un giro pronunciado a la izquierda para acercarnos a un nuevo cauce, el arroyo de Cañón (8,47km - 1.528m)  que seguimos paralelo a su cauce  dejándole a nuestra derecha hasta llegar al Vado de Oquendo, donde se une con el arroyo de los Carneros y que cruzamos por un puente de madera.  Seguimos este ultimo arroyo que ahora dejamos a nuestra izquierda durante alrededor 1,5km hasta volvernos a encontrar con otro arroyo, llamado "Arroyo el Morete" que también cruzamos por otro puente de madera (10.2km - 1.355m).

Y traspasar este arroyo nos dirigimos a pocos metros a la denominada zona de "El Esquinazo" nombre por el que se conoce a uno de las lindes del palacio de la Granja. Hemos alcanzado las propias tapias del Palacio y la senda circunda paralela las mismas y muy pegada a ellas, en sentido bruscamente descendente.

Avivamos el paso dado que la hora se nos va echando encima, y aunque como coordinador debería ir cerrando la marcha, voy adelantando sucesivamente a compañeros de la actividad, ya en las postrimerias de la ruta, que van más despacio, porque nuevos deberes me llaman antes de iniciarse la comida en el restaurante "Los Canónigos".

Son las 14h 55´cuando llego al aparcamiento donde están ubicados los autocares, y tras asearme un poco tomo el material que ha distribuirse durante la comida y camino hacia el restaurante.

Hasta aquí el relato de una muy buena mañana montañera en la sierra de Guadarrama.

No podría terminar este relato sin hacer referencia al propio desarrollo de la comida que en un ambiente sencillo, pero festivo y de amistad de 122 comensales se desarrolló en el restaurante, consumiendo los menús previamente convenidos que a opinion de muchos estuvo bastante bien, terminando con la entrega de polvorones que todos los años realiza el Club.

Se cierra el acto con la entrega de los premios de la "IX edición del Trofeo Cordal" 2017, cuyos tres primeros premios recaen en los socios Jesús Esteban, Asunción Jiménez y José Aguilar. A ellos y a todos los premiados las felicitaciones merecidas por esas distinciones. Una vez acabada esta entrega se hizo un sorteo de material que graciosamente nos había donado la firma de montaña "Soloclimb" y por último tras algunas informaciones y saludos cerró el acto el presidente del "GRUPO DE MONTAÑA PEGASO" Bonifacio Castaño, agradeciendo a todos la presencia en esta actividad de cierre del año, deseando que el nuevo año montañero depare nuevos encuentros entre los presentes y solicitando la colaboración de todos para seguir haciendo grande al Club.

Pedro cristóbal