Login

Inicio

El Club

Secciones

Actividades

Calendario

Socios

De Interés

Pirineos

  Si quieres ir rápido camina solo. Si quieres llegar lejos ve acompañado.            

Guardar

 

 

Fajetas del Mascún

(Sierra de Guara)

30 de Septiembre y 1 de Octubre 2017

 

Viernes, 29 de septiembre

Como en todas las actividades organizadas en coches, los participantes fueron llegando de manera escalonada al pueblo de Las Almunias, donde teníamos contratado el alojamiento, en función de la hora de salida. Los que llegaron más temprano aprovecharon para cenar en el afamado restaurante La Kalandraka del cercano pueblo de Rodellar.

El alojamiento elegido fue el albergue Las Almunias, un acogedor edificio de piedra construido en el año 1996 que dispone de tres plantas en las que se distribuyen salón comedor, seis habitaciones con baño y un salón con espacio para cocinar. El lugar estaba muy limpio, el trato excelente y familiar y la comida sabrosa y abundante, un lugar al que regresar.

Sábado, 30 de septiembre

Después de desayunar a las 7h, y con un cielo cubierto que amenazaba tormenta, tomamos los coches para recorrer los 2 Km que nos separaban del pueblo de Rodellar donde iba a dar comienzo la marcha.

La marcha arrancó desde el pequeño aparcamiento que se encuentra a la entrada del pueblo junto al bar-restaurante Florentino. La senda se encamina en primer lugar en dirección norte hacia el poblado de Cheto, al que llegamos en unos 20 minutos por un bonito camino entre bosque, para seguir a continuación en dirección al pueblo de Paniebla, dejando a nuestra izquierda el desvío a la ermita de la Virgen, situada en la margen derecha del barranco. El camino es fácil y  se sigue fácilmente, en un momento se pasa el desvío hacia Santa Marina de Balcés y  después el sendero continúa por la margen izquierda del barranco, para cruzarlo después antes de  iniciar la ascensión por la margen derecha por una cómoda pedrera.

 

A continuación, pasamos por el barranco de Fabas, por terreno evidente y con vegetación baja que nos permite ver el impresionante cañón del Mascún, así como una gran porción del Pirineo: Collarada, Taillón, Monte Perdido en un día claro.

Tras otra subida, pasamos por los restos de unas casas situadas encima del barranco d´os Cochás, para llegar luego frente al barranco de Raisén, donde se ve ya claramente la faja por la que iniciaremos el regreso desde el “Saltador de las Lañas”.

 

El camino siguió por un terreno evidente sobre el barranco, hasta llegar a un desvío señalizado que marca el descenso al “Saltador” dejando el otro hacia el pueblo de Letosa a la derecha.

En ese momento se inicia un suave descenso hacia el norte, quedando el barranco de Mascún a nuestra espalda. En el fondo del barranco se puede apreciar una zona de pozas de agua azul a las que parece imposible acceder, pero el camino se introduce de nuevo en el bosque y  nos llevó a una faja en suave descenso hasta las pozas, conocidas como “Saltador de las Lañas” donde se inicia el descenso del Mascún Superior.

Una vez en la margen derecha del río Mascún, se toma la senda que va por una faja por debajo de otra más marcada y que no es practicable, ascendiendo un poco y avanzando ahora hacia el sur por terreno espectacular pero carente de dificultades, adentrándonos por el barranco de Raisén, donde el sendero se estrecha en algunos tramos exigiendo atención en algunos puntos aéreos, pero sin dificultad, es la faja conocida como “As Zinglas”.

En todo momento estábamos pendiente de la posibilidad de lluvia que nos habría hecho abandonar la ruta, por la peligrosidad de recorrer las fajas con la roca mojada. Sin embargo, exceptuando un pequeño amago de lluvia cuando nos encontrábamos en el saltador, la lluvia nos respetó durante todo ese día y el día siguiente. 

Aunque el grupo se mantuvo disperso en algunos tramos del recorrido, en todo momento se mantuvo la comunicación entre los participantes mediante emisoras.

 

 Llegamos a la cabecera del barranco, donde uno de los participantes decidió salirse de la faja tomando la pista que une los pueblos de Letosa y Otín, mientras que el resto del grupo continuó el camino por la margen derecha del barranco, siguiendo la senda sin dificultades y recorriendo otro sistema de fajas igualmente espectaculares y señalizadas como “Fajas de Mascún”. En  este tramo se pasa junto a  innumerables agujas. El camino se hace cada vez más sencillo, llevándonos encima del pueblo abandonado de Otín, donde recogimos al compañero que nos había abandonado antes.

Desde ese punto tomamos la senda señalizada hacia Rodellar por “la Costera”, bajando por una senda cómoda que pasa cerca de “la Ciudadela” y la famosa “Cuca Bellosta”, aguja más representativa del barranco.

Una vez en la margen derecha del río Mascún, se toma la senda que va por una faja por debajo de otra más marcada y que no es practicable, ascendiendo un poco y avanzando ahora hacia el sur por terreno espectacular pero carente de dificultades, adentrándonos por el barranco de Raisén, donde el sendero se estrecha en algunos tramos exigiendo atención en algunos puntos aéreos, pero sin dificultad, es la faja conocida como “As Zinglas”.

En todo momento estábamos pendiente de la posibilidad de lluvia que nos habría hecho abandonar la ruta, por la peligrosidad de recorrer las fajas con la roca mojada. Sin embargo, exceptuando un pequeño amago de lluvia cuando nos encontrábamos en el saltador, la lluvia nos respetó durante todo ese día y el día siguiente.

Aunque el grupo se mantuvo disperso en algunos tramos del recorrido, en todo momento se mantuvo la comunicación entre los participantes mediante emisoras.

Llegamos a la cabecera del barranco, donde uno de los participantes decidió salirse de la faja tomando la pista que une los pueblos de Letosa y Otín, mientras que el resto del grupo continuó el camino por la margen derecha del barranco, siguiendo la senda sin dificultades y recorriendo otro sistema de fajas igualmente espectaculares y señalizadas como “Fajas de Mascún”. En este tramo se pasa junto a  innumerables agujas. El camino se hace cada vez más sencillo, llevándonos encima del pueblo abandonado de Otín, donde recogimos al compañero que nos había abandonado antes.

Desde ese punto tomamos la senda señalizada hacia Rodellar por “la Costera”, bajando por una senda cómoda que pasa cerca de “la Ciudadela” y la famosa “Cuca Bellosta”, aguja más representativa del barranco.

El recorrido termina bajando al rio, para después ascender hacia el pueblo de Rodellar pasando por las famosas y exigentes zonas de escalada.

Domingo,  1 de octubre

El domingo decidimos hacer la ruta circular desde el mismo pueblo de Rodellar para ascender al Tozal de Paco Tiesto  y el  pozo de nieve.

Como el sábado, tomamos los coches y nos dirigimos al pueblo de Rodellar tomamos el camino marcado  hacia la ermita de la Virgen del Castillo que atraviesa el caserío primigenio de Cheto. Al parecer es el núcleo donde se originó el actual Rodellar. La senda muy marcada nos lleva a la primera bifurcación  que nos indica la dirección de la cresta del Balcez por la loma Antillosa.

El camino nos conduce a un duro repecho que nos lleva  a las rocas finales del tozal hasta llegar al  cruce que a la  derecha, regresa al  Sur, mientras que en la dirección contraria nos lleva a los pozos de nieve de Bagueste.

El sendero pasa junto a una campa de hierba, Plana del Pozo, y alcanza por fin el  Tozal de Paco Tiesto, está casi a tiro de piedra, un  sendero se desvía del  camino principal de los Pozos de Nieve, y sube en línea recta a la cima del Tozal.

Tras el repecho en subida se cruza la campa de hierba y nos encontramos enseguida con la Collada Balcez, donde un cartel indica el camino a tomar en el descenso a Rodellar, el descenso no planteó ningún problema, se atraviesa de nuevo el  barrio de Cheto, llegando al pueblo entre  tapiales de piedra junto al  camping.

Coordinador: Francisco L. Maldonado