Garganta de Holtzarte, Orhi e Irati

 Irati2Irati3Tomamos un desvío de la carretera que llega al albergue, que nos lleva por la parte de atrás, hasta un río; sobre él un puente lo cruza y tras el mismo un letrero nos proponía dos opciones: GR10 o a la pasarela de las gargantas de Holtzarté. Tomamos la segunda alternativa, andando parejos a las aguas procedentes de la garganta.

Tras un ascenso entre losas pétreas llegamos a la garganta de Holtzarté, a la derecha, y el cañón de

Olhadubi, a la izquierda. Siguiendo por la pista, llegamos hasta la pasarela, que no la vimos pender en la garganta pues el sol comenzaba a aparecer por encima de las montañas, justo enfrente de nosotros, molestando la visión de la pasarela hasta que llegabas a su entrada.

La impresión que nos produce atravesar la pasarela, entre risas y fotos, es de asombro por la construcción y la profundidad de la garganta.

Una vez atravesada la pasarela, continuamos adentrándonos en el bosque de Holtzarte, ascendiendo, por la pista. El ascenso forestal culmina en un camino más ancho donde nos reagruparemos.

Aquí, mientras esperamos a los rezagados, y ante las indicaciones que aparecen en la bifurcación, parte del grupo se pregunta, a la vista del sol que tenemos, si no podemos hacer una ruta más larga. Yo les indico que tomando la senda hacia la derecha, en sentido contrario hacia donde debemos ir, Olhadubi, llegarían a una cascada, la Cascada de Pista, que por las fechas en las que encontramos y por las últimas lluvias, debería estar muy bonita.

Irati4Irati5Finalmente, seis de nosotros, Cris, Monti, Conchi, Marisa, Javier G., Angel, Juan Luis y yo (Javier J.), partimos hacia el puente de Olhadubi, por la pista a la izquierda, y el resto deciden ir a la Cascada de Pista, hacia la derecha. La idea, es que lleguen a la cascada y vuelvan por el mismo camino, para terminar realizando la misma ruta que nosotros. Se llevan mi mapa de la zona, y mis indicaciones.

Nosotros seis, seguimos por la pista dirección al puente de Olhadubi, contemplando el otoño en esta parte del bosque, y las cascadas que aparecen entre el boscaje de vez en cuando.

Cuando llegamos al puente, continuamos el camino por la pista, siguiendo las indicaciones hacia Logibar.

Seguir esta pista es sencillo y nos permite contemplar el paisaje y parar a hacer fotos. El camino continuó por el cañón, hasta un claro donde se bifurca el GR10. Nosotros seguimos las indicaciones que marcaban Logibar.

Cerca de ese claro, según vimos en un cartel en el albergue, debía haber una vaquería o casa donde vendía queso de la zona. Para nuestra pena, no encontramos la posible casa.

Lo que sí que encontramos, fue cantidad de castañas. No paramos de encontrarlas por todo el cambio hasta la llegada de vuelta al albergue. Comimos bastantes de camino y nos guardamos otras para asar en el albergue.

Nosotros llegamos a comer al albergue. Después de comer, seis nos fuimos a conocer Jean Pied de Port.

Los restantes, llegaron al albergue tras una buena jornada, en la que se llevaron buenas sensaciones, buenas fotos, y poca lluvia, la cual, no hizo acto de presencia hasta bastante entrada la tarde noche.

Irati6Irati7Orhi, 2 de Noviembre 2012. El segundo día, tocaba la ruta central de esta salida. Para esta, como al día siguiente ya haríamos actividad desde España, teníamos que tener los coches cargados para al terminar, marchar hacia el nuevo albergue.

La previsión meteorológica había cambiado en cuanto al viento. Las rachas iban a ser fuertes o muy fuertes. Fuera del albergue, aunque no llovía, tampoco parecía que fuese a hacer ese tiempo de sol con nubes previsto. Las negras nubes estaban enganchadas en el Orhi.

Madrugamos. El desayuno fue temprano, y para las 7:30 ya estábamos saliendo en los coches, camino del Col de Erromendi.

Dejamos los coches en la explanada/aparcamiento que hay en el Col de Erromendi. Cuando salimos de los coches, el viento y el frío era más de lo esperado, y la cumbre del Orhi aparecía cubierta por nubarrones que procedían de la vertiente española. Aún así comenzamos la ruta como estaba prevista.

Bajamos por la carretera que habíamos subido en coche, hasta dos curvas más abajo, para meternos por una pista a la izquierda, que quedaba marcada en la carretera por una baliza marcada en rojo y blanco.

Por esta pista nos fuimos adentrando en un bosque, donde pudimos ver cómo el invierno estaba llegando más rápido a esas laderas. Fuimos descubriendo puestos y casetas de cazadores.

Íbamos bajando por el valle, metidos en el bosque disfrutando de un otoño fugaz, unas veces por pista ancha y otras por zonas más cerradas, hasta que llegamos al fondo del mismo, donde había que cruzar un río, y unos meses antes, durante la preparación de la ruta, había un puente y unas parcelas con vacas. En esta ocasión, debido a las intensas y fuertes lluvias, con los corrimientos de tierra consecuentes que había sufrido la zona una o dos semanas antes, el lugar no se parecía en nada. El agua y el barro se lo había llevado todo.

Nos costó algo, al grupo completo, cruzar el amasijo de roca, troncos y agua que allí encontramos.

Una vez superado este escollo, llegamos a la bifurcación en donde realmente comenzaba la ascensión al Orhi por su vertiente oeste. Nos encontramos en las proximidades de la D19, habiendo cruzando el río Orpunéko.

Comenzamos a subir por un camino bien marcado, entre altos robles y hayas, y empezamos a contemplar el otoño. En esta zona aún perduraba. Eso sí, cada vez que ascendíamos las rachas de viento se hacían evidentes.

Continuamos subiendo hasta alcanzar el portillo de Millagate, donde nos empezamos a dar cuenta que nuestras sospechas sobre las rachas de viento, nos iban a hacer imposible subir al Orhi.

El viento es tal, que el frío es lo de menos. A los compañeros más ligeros, les tumba. Y aunque el día está con claros y nubes en la vertiente francesa, la cumbre del Orhi sigue cubierta de negras nubes, y el viento hace muy difícil el paseo que nos queda hasta la cumbre, además de hacer muy peligroso el paso de Alupiña.

Cuando llegamos a una caseta de cazadores, antes de comenzar la ascensión al Zazpigain, mientras nos resguardamos, consulto que llevo el track que nos llevaría por la falda del Orhi, desde ese punto, hasta el aparcamiento del collado de Erromendi.

Lo comento al grupo, y decidimos abortar la ascensión al Orhi dada la peligrosidad para el grupo. En otra ocasión haremos cumbre por esta vertiente.

Desde aquí, la base del Zazpigain, bajaríamos la pendiente que da al valle, para adentrarnos en el bosque que da al valle en el lado francés, y seguir una pista, que nos llevaría hasta el aparcamiento.

Nos faltaban dos compañeros, que iban más lentos, para los que nos íbamos alargando por si aparecían en la distancia, y que vieran por donde proseguíamos. Antes de que el último del grupo principal, bajase por la vaguada, aparecieron y pudimos indicarles por donde habíamos ido el resto.

Debíamos bajar por la vaguada hasta alcanzar una pista, según el track, pero descubrimos que la pista, había desaparecido o había sido cubierta en parte, por los movimiento de tierra que había sufrido la zona en semanas pasadas.

Por tanto, el trayecto de vuelta hasta el aparcamiento, fue bastante sucio, dada la cantidad de barro y lodo que nos encontramos y sortear algún arroyo con grandes cantidades de agua o árboles caídos por las inclemencias del tiempo.

Finalmente, cuando llegamos al aparcamiento, nos limpiamos las botas en un arroyo cercano, y dado que hacía suficiente frío y viento como para no estar parados, decidimos coger los coches, y bajar al nuevo refugio en Oronz. El Orhi seguía cubierto.

Fuimos llegando poco a poco al nuevo refugio en Oronz, y ya que llegamos antes de la hora de comer, aprovechamos para tras una buena ducha, comer en un restaurante de la zona como nos merecíamos, y hacer un poco de turismo por Ochagavía. Luego cena, y a prepararse para el día siguiente.

Irati8Irati, 3 de Noviembre 2012. La última actividad oficial de esta salida de Pegaso, iba a ser por la zona de Irati en Navarra.

Como organizador, tenía dos rutas propuestas. La oficial, y la extendida. Dado que el día anterior nos habíamos quedado con ganas, por no hacer cumbre en el Orhi, decidí que realizaríamos la salida extendida, la cual, nos llevaría por alguna de las zonas poco conocidas de este gran bosque.

Tras el desayuno, partimos hacia Orbaizeta en los coches. Tras pasar Orbaizeta, nos desviamos hacia una pista que parte a la derecha, y que nos lleva a los puestos de entrada de la reserva de Irati.

Llevábamos unos tickets que nos había dado en el albergue y que nos permitieron pasar pagando bastante menos de lo que cuesta habitualmente.

Continuamos hasta el aparcamiento que hay en la zona del collado de Orion o de Ibiaga, y allí dejamos los coches.

Comenzamos a andar por la pista que habíamos recorrido con el coche, deshaciendo el recorrido hasta que encontramos la senda a nuestra derecha que nos llevaría hacia la fábrica de Orbaizeta. En este trayecto, ya pudimos observar que en esta zona, el otoño estaba en su punto justo, ofreciéndonos parajes de belleza extraordinaria.

Cuando llegamos a la antigua fábrica de Orbaitzeta, hicimos un alto, mientras algunos íbamos a fotografiar la zona. Encontrar después el camino, según el track, nos costó un poco, pues parecía que el track indicaba que atravesáramos las casas que forman la plaza, y así era. Encontramos una senda, muy poco marcada, por detrás de las mismas. Hasta que no nos decidimos, fue un querer y no querer. Esa senda, nos llevó hasta el sendero llamado Camino de Azpegi o GRT8, que pasa por detrás de Orbaizeta y nos dejó, después de una larga caminata, en una campa con dolmens, cerca de la llamada Bizkondeko borda. Ahí aprovechamos a descansar mientras nos juntábamos. Había tres compañeros que iban muy retrasados.

En ese punto, el camino se junta con el marcado como SI-Na 57b, que seguimos y nos llevó por dentro del bosque, enseñándonos los parajes más bonitos de las jornada y de la salida.

Irati9Al terminar de seguir esta senda, llegamos de nuevo, al Camino de Azpegi, ya convertido en HRP y ligeramente pavimentado, que continua su camino hacia Francia, hacia el Col D'Orgambidé.

Aprovechamos de nuevo para juntarnos y comer. Eran cerca de la una del mediodía. El tiempo nos había respetado. Estaba gris pero sin llover. La temperatura suave, que nos permitía llevar un ritmo fuerte. Nos estaba gustando la salida.

Los tres compañeros que estaban retrasados no aparecían, asi que pensando que sabrían orientarse, una vez comido, decidimos movernos.

Estábamos cerca del próximo punto de interés. La cueva de Harpea. Siguiendo el track, debíamos hacer una L, así que como es muy habitual en nosotros, decidimos “atrochar” para llegar antes, para lo que en vez de hacer esa L decidimos subir la colina que salvaba y literalmente tirar por la calle del medio.

La colina no era tal colina. Era una buena elevación del terreno, que se convertía en la cuerda que llevaba hacia el Medizar, cumbre del recorrido. En los mapas viene como Paco de Ozpilo.

Irati10Cuando nos encontrábamos subiendo, el tiempo comenzó a empeorar. El viento tiraba fuerte. Una fina lluvia hizo su aparición, picándonos con la fuerza del viento. Y he aquí, que el grupo empezó a ir por la amplia cuerda cada uno por su lado intentando cubrir la distancia que nos separaba de la cueva, lo más rápido posible para salvar esas inclemencias climatológicas.

Resultado, división del grupo y cierto desconcierto. El grupo que me siguió, tomamos rumbo para bajar la colina por el extremo contrario lo antes posible, sabiendo como conocía, que mas abajo estaba el camino que llevaba a la cueva. Otro grupo de cinco compañeros, en su afán de acortar lo máximo posible, continuaban por la cuerda y como resultado, se pasaron el punto de no retorno para bajar a al cueva, y terminaron en el pico Mendizar, sin saber que ya se encontraban allí. Otro grupo, que seguía el track, encontró el punto de bajada mas adelante en la cuerda, y terminaron en la cueva, junto con el grupo que me siguió.

Allí nos quedamos esperando a ver si los cinco que faltaban aparecían. Pero no fue el caso.

Después de unas fotos, continuamos por la ruta prevista, a través del cauce del arroyo que llegaba a la cueva. En este trayecto encontramos lugares con encanto especial. El Hayedo en Otoño.

Ese arroyo nos llevaba a los pies del Mendizar, el cual subimos por su empinada ladera, para cuando llegamos arriba, contemplar el espléndido paisaje del bosque de Irati en toda su extensión. Mendiza está pelado en su cumbre, por lo que ofrece un balcón excepcional.

Solo nos quedaba bajar de Mendizar para alcanzar el aparcamiento donde estaban los coches. Y allí fue donde nos encontramos con todos los compañeros perdidos. Cada uno había encontrado el camino para llegar hasta el aparcamiento, pero eso ya es otra historia.

Irati11Irati12Acabamos la jornada, marchando a beber las merecidas cervezas, disfrutar de la merecida ducha, y degustar una buena cena, pensando los lugares que al día siguiente, visitaríamos de turismo por la región, antes de volver hacia Madrid.

ACTIVIDADES DEL CLUB

¡Si eres socio puedes apuntarte directamente desde la web, si no lo eres, puedes serlo en 3 minutos!

SENDERISMO. San Rafael-Cueva Valiente (Sábado 18 de julio)

Abierta
Cartel | Mapa | Track | Información

Peña Forca y Castillo de Acher (24 - 26 julio)

Travesía Pirineos (24 julio - 2 agosto)

Infiernos, Pondiellos y Arnales (31 julio - 2 agosto)

Travesía Neouville (15 - 19 agosto)

Próximamente, se abrirá el apunte de:

Ascensiones en Valferrera (29 agosto 5 sep.)

Vivac Gredos (28 - 30 agosto)

Araguells y Sayó (4 - 6 septiembre)

17/8/2020
Cartel | Mapa | Track | Información

ACCESO SOCIOS

Las cookies deben estar habilitadas en su navegador

Si eres socio y no tienes contraseña haz clic aquí

ÚLTIMAS ACTIVIDADES

SEGURIDAD

Leer más

Calcula tu M.I.D.E.
Herramienta para evaluar la dificultad de una salida. 

TABLÓN DE ANUNCIOS

Anuncios   Foros
Compra-venta de material, salidas no oficiales, convocatorias montañeras, opiniones...

TIEMPO

El Grupo de Montaña Pegaso es una asociación sin ánimo de lucro integrada por un heterogéneo grupo de personas, con el fin de disfrutar de la naturaleza al aire libre mediante la práctica de deportes de montaña.

CONTACTO


LUGAR:
Centro Cultural Eduardo Chillida (mapa),
C/ Arroyo Belincoso, 9 - 28030 Madrid (metro Vinateros)

HORARIO:
18:30h. a 21:00h.
Los segundos miércoles de cada mes.

TELÉFONO Y WHATSAPP:
659 563 036
Martes, miércoles y jueves de 19:00h. a 21:00h.

REDES SOCIALES