Login

Inicio

El Club

Secciones

Actividades

Calendario

Socios

De Interés

Guadarrama y Ayllón

  Si quieres ir rápido camina solo. Si quieres llegar lejos ve acompañado.            

Guardar

Marcha del Turrón y comida anual 2018. Circular al Yelmo.

Domingo, 16 de diciembre de 2018

Ha llegado el momento, trabajo ha costado, la planificación, organización y promoción ha terminado. Hoy, domingo día 16 de diciembre se levanta el telón de una nueva edición de la tradicional "Marcha del Turrón" que el Grupo de Montaña Pegaso realiza cada año por estas fechas previas a la Navidad y que termina en la no menos tradicional comida y entrega de premios del Trofeo anual de Cordales.

Este año hemos elegido para la ruta un entorno clásico del montañismo de Madrid "La Pedriza" y dentro de ella una ruta apropiada para todos los participantes que se han apuntado en esta ocasión y que es clásica en la Pedriza Anterior "la vuelta al Yelmo".

He de destacar en primer lugar que el Club ha apostado porque este año contemos con algunas personas muy relevantes en el ámbito de la montaña y que han confirmado su asistencia a la comida, aunque alguno también a la actividad de montaña.

Se trata de Carlos Soria Fontán, cuya presentación está fuera de lugar, el ‘ochomilista’ madrileño más importante y que vendrá acompañado de su esposa, la también montañera Cristina Gómez. Javier Cacho Gómez, científico, escritor y divulgador madrileño que nos ha acercado el conocimiento de las exploraciones de los Polos con sus libros y conferencias. Y por último, el actual y recientemente reelegido presidente de la Federación Madrileña de Montañismo, José Luis Rubayo García de la Pastora.

Dos  son los autocares que a la hora prevista de  inicio, las 8:00 h de la mañana comienzan a recoger a los participantes en las paradas correspondientes, partiendo desde la de Canillejas y siguiendo por la de Plaza de Castilla y Tres Cantos y este año añadiendo  una más en los alrededores de población de Manzanares el Real.

Tras pararnos en la zona de control del Parque de la Pedriza, donde presentamos las autorizaciones de paso y aparcamiento a los responsables del Parque, culminamos el último tramo en autocar, subiendo hasta el collado de Quebrantaherraduras, otrora lugar de inicio de nuestra marcha del Club en septiembre y bajamos hasta el aparcamiento establecido de autocares en la zona de Canto Cochino.

Son aproximadamente las 9:30 h. Vamos bajando de los autocares para iniciar la ruta, no sin antes aprovechar los momentos previos al comienzo para saludar a muchos compañeros que hace tiempo no  coincidían en rutas de montaña.

El día es frío, aunque no corre viento  pero sí está bastante nublado y amenaza lluvia. Este es el panorama climatológico de inicio de la mañana y que cruzamos los dedos a que se mantenga así.

Iniciamos la marcha, cuando son las 9:42 h dirigiéndonos en sentido descendente por  la pista asfaltada hacia el puente que cruza el río Manzanares y pasando junto a los dos merenderos que hay en esta zona de Canto Cochino y que algunos de los participantes aprovechan para tomar el último café de la mañana antes de comenzar la actividad.

Tras cruzar el puente de madera, giramos hacia nuestra izquierda, dejando a la derecha los barracones de utilización del parque. Vamos adentrándonos en la espesura del bosque y en suave ascenso paralelo al arroyo de la Majadilla (más adelante arroyo de la Ventana) nos encontramos con una senda muy marcada que se ha denominado popularmente como la "autopista de la Pedriza" (sendero montañero PR-M2), entiendo yo que por lo concurrida que se frecuenta por muchos excursionista de domingo, además de ser el inicio de las diferentes vías de ascenso a las cumbres del Circo de la Pedriza.

Cuando llevamos alrededor de 2,5 km nos encontramos con el llano Peluca, especie de gran claro en el bosque que hemos dejado atrás y que lo pasamos dejándolo a nuestra izquierda. Pasamos otro puentecillo  (también de madera) por el que discurre el arroyo de la Ventana, encontrándonos a nuestro paso la "Fuente de Pedro Acuña".

Enseguida avistamos muy cerca y a nuestro frente el refugio "Giner de los Ríos", que como no queda en nuestra ruta lo dejamos a la derecha y por senda muy marcada iniciamos, ahora sí, la subida que nos llevará al Collado de la Dehesilla, primer objetivo del día. Pasamos previamente por el famoso "Tolmo de la Pedriza", enorme  roca puesta en  medio de la senda y que como guardián del camino nos da la bienvenida a la ruta escogida. Hemos cubierto ya  los 3 primeros km del total del recorrido.

El día se va encapotando y al frío de  los primeros momentos de la mañana, se une el comienzo de unas finas gotas de agua que con el paso de los minutos irán acrecentándose hasta convertirse en un chaparrón. Ello nos obliga a ponernos el chubasquero correspondiente y cubrir el macuto.

En el Tolmo hacemos una parada aprovechando la necesidad de cubrirnos y tomar algunos frutos secos. Después de unos minutos de parada, continuamos la progresión, ya con lluvia persistente que nos va a acompañar un buen rato.

Hemos alcanzado el collado de la Dehesilla (1453 m), cuando llevamos alrededor de 4,5 km recorridos. Este collado también denominado de  "La Silla" es una amplia explanada que da paso al exterior de la Pedriza Anterior y divisa las poblaciones más orientales de la Pedriza a su fondo.

A estas alturas de la mañana los grupos que se fueron formando en el inicio de la marcha en Canto Cochino, se han ido distanciando y ya en la cola "como escoba" sólo quedamos un pequeño grupo que intentamos seguir todos juntos cerrando la actividad y porque en algunos tramos comienza a bajar la niebla dificultando la visibilidad en poco metros.

Parece que la lluvia empieza a respetarnos y aunque no termina de dejarlo, tampoco se incrementa, con lo que nos podemos dar por satisfechos.

Desde el collado de la Dehesilla, y según la orientación con que subíamos, tomamos la senda que se vislumbra claramente a nuestra derecha (ahora identificada como sendero PR-M1). Comenzamos la última subida de la mañana que nos va a llevar hasta el collado de la Vistilla. Son unos 125 m de desnivel los que tenemos trasponer, con una pendiente más pronunciada que la que traíamos hasta el collado de la Dehesilla y que con algún pequeño obstáculo a salvar (una gran roca en medio de la senda) que sin dificultad atacamos y la pasamos. La lluvia nos hace ser precavidos porque la piedra está mojada y es fácil dar algún pequeño resbalón que nos haga caer a tierra. De hecho observamos un poco más atrás alguna caída de algún compañero que ha dado con su trasero en tierra sin mayor importancia.

Nos queda la última parte de esta subida con unas rocas (lajas) inclinadas, que como tienen unas buenas  grietas entre ellas se trasponen bastante bien y ya por fin alcanzamos el collado de la Vistilla. Estamos aproximadamente a 1.600 m de altitud y hemos recorrido prácticamente la mitad de la ruta prevista (5.5 km). Desde aquí avistamos la pradera del Yelmo que dejaremos a nuestra derecha.

Es desde este punto donde tenemos que tomar mayor atención, y así lo hacemos, dado que la senda de bajada es bastante más intrincada que la de subida hasta el collado de la Vistilla, y que no nos hace ir con precaución, pasando por debajo en cuclillas por unas grandes rocas, y más adelante bruscas bajadas con escalón incluido y rocoso. Esta bajada discurre por la llamada "Senda Maeso" que en alguna roca de bajada está pintada dicha marca.

En el camino nos vamos encontrando algún pequeño grupo de compañeros del Club, que van un poco más despacio y que los pasamos para seguir avanzando hacia el final de la ruta,

La senda, ahora, se hace más visible, el tiempo parece que nos respeta, la lluvia ha dejado de caer, y ya no es necesario seguir manteniendo el chubasquero puesto, por lo que procedemos a quitarlo y a meterlo en la mochila.

Ya no dejaremos el sendero PR-M1 hasta el final pero antes, en claro descenso, dejando a nuestra derecha la "Gran Cañada", pasamos  cercano al "Risco del Ofertorio" y del "Caracol", donde muy cerca, aunque no nos desviamos, queda a nuestra derecha la "Cueva del Ave María". Estamos alrededor de los 1200 m de altitud y nos acercamos al último collado del día, el de "la Cueva" a 1122 m ya en la inmediaciones y avistando la propia localidad de Manzanares el Real.

Pasamos por la zona denominada del Alcornocal y entramos en las primeras calles de Manzanares, cuando son las 13:15 h. Hemos de cruzar todo el pueblo, pues nuestro destino queda al lado opuesto, cruzando la carretera M-608, donde están aparcados los autocares, para podernos asear y dirigirnos finalmente al restaurante "Asador Carmen".

Dando por concluida esta primera parte de la jornada con la ruta planificada y así comenzar el acto final de la comida preparada a tal efecto, con la disertación de los invitados y la entrega de premios a los ganadores del trofeo Cordal Pegaso 2018, y último trofeo de estas características.

 

 

Termina este gran día hacia las 18:00 h con la vuelta a Madrid de todos los participantes.

A todos ellos muchas gracias por su inscripción en este evento deportivo-gastronómico. Y hasta el próximo año.

                                                                                                                Coordinador: Pedro