Login

Inicio

El Club

Secciones

Actividades

Calendario

Socios

De Interés

Memorias

  Si quieres ir rápido camina solo. Si quieres llegar lejos ve acompañado.            

Guardar

Los Gabietos y Taillón

14 y 15 de septiembre de 2019

Magnífico fin de semana del que pudimos disfrutar con el club de Montaña Pegaso en tierras pirenaicas y algunos se lo pensaron a lo largo de la semana si ir o no porque las previsiones meteorológicas no eran nada buenas.

Viernes, 13 de septiembre

El viernes fueron llegando poco a poco los compañeros montañeros al que sería nuestro lugar de descanso el Refugio de Bujaruelo, algunos se hicieron de rogar porque salieron de Madrid más tarde, pero entre risa y más risas y bromas y algún “refresco” los fuimos esperando y saludándonos afectuosamente después de un largo verano en que no nos habíamos visto. Gusta ver al compañero después de un tiempo: abrazos, besos y muchas coñas nos vamos poniendo al día de qué habíamos hecho durante el verano.

En este impás tras la cena y en espera de que fueran llegando los más rezagados, fuimos comentado las posibilidades que nos ofrecía la jornada del día siguiente. Se plantearon dudas respecto a la ruta que se había planteado ya que algunos compañeros no tenían claro que pudieran desenvolverse con completa facilidad por algún que otro paso en la subida a los Gabietos. Estamos en Pirineos y esto ya son palabras mayores. Comentamos las posibilidades, nos dejamos aconsejar y, sobre todo, valoramos nuestras capacidades para poder disfrutar de lo que nos gusta: la montaña.

Así pareció que se optó en un caso por hacer la ruta larga como estaba prevista saliendo del Refugio de Bujaruelo pasando por los Gabietos y el Taillón, atravesando la Brecha de Roland y vuelta al Refugio de Bujaruelo. En este caso la ruta tenía su complejidad ya que se tendrían que salvar algún paso complicado y expuesto.

Los que valoraron que no era el momento de aventurarse en probar las trepadas y pasos más expuestos, prefirieron ir al Taillón pasando previamente por la Brecha de Roland en lo que sería un ida y vuelta. En cualquier caso, las rutas eran montañeras y con su dificultad tanto en kilómetros y desnivel que en estas tierras no es lo mismo que en otras.

 Sábado, 14 de septiembre

Tras un buen desayuno con las primeras luces del alba tomamos rumbo hacia el Puerto de Bujaruelo cruzando el puente de piedra siguiendo las indicaciones del GRT-30.

Al llegar a la altura de la Cabaña de las eléctricas y habiendo superado un desnivel de más de ochocientos metros nos despedimos de los siete compañeros que van a realizar el Taillon ida y vuelta, ellos continúan en dirección al Puerto de Bujaruelo, el resto del grupo nos desviamos  a la derecha por una incómoda pedrera para llegar a la Forqueta del Gabieto.

Desde la Forqueta del Gabieto perdemos algo de altura para llegar al barranco de la Escuzana donde se inicia el ascenso al collado de la arista SO del Gabieto, duro e incómodo ascenso primero entre grandes bloques de piedra y al final por una pedriza suelta con gran pendiente que nos hace poner las manos en más de una ocasión para mantener el equilibrio y no resbalar, lo que ocasiona un buen desgaste físico.

Ya tenemos enfrente la arista SO del Gabieto Occ, iniciamos la subida con calma ya que hay que ir buscando los pasos más cómodos, no es complicada, como mucho son pasos de grado II pero hay que tomárselo con cautela escogiendo los mejores agarres. Cuando parece que ya estamos en la cima vemos que aún nos queda otra subida mas para  la cumbre siendo esta un poco mas sencilla.

 

Desde el Gabieto Occ. seguimos hacia el Gabieto Or. por la cresta con subidas y bajadas sin excesiva dificultad.

Desde este punto se acaban las dificultades técnicas que no físicas aún nos queda un buen trayecto para terminar la ruta.

Bajamos al cuello del Gabieto para iniciar la subida  al Taillón por un camino marcado y transitado. Echando la vista atrás observamos toda la arista que hemos subido hacia los Gabietos.

 

Desde el Taillón iniciamos la bajada al Dedo donde nos surgieron algunas dudas de por donde deberíamos bordear, otros montañeros nos indicaron que el mejor paso era por la vertiente sur, después de estos momentos de incertidumbre seguimos nuestro trayecto junto a las paredes de la Punta Bazillak hasta llegar a la impresionante Brecha de Roland.

Bajamos en dirección al refugio de Serradets, por cierto aún sigue cerrado, se está demorando más de lo normal.

El tramo que nos queda hacia el Puerto de Bujaruelo y desde allí al refugio de Bujaruelo transita por sendas y caminos sin dificultad pero sí con fuerte desgaste físico.

Ya en el refugio, duchas, cerves, refrescos y/o infusiones junto con una buena cena hacen que nos olvidemos del fuerte esfuerzo realizado en el día.

Domingo, 14 de septiembre

El domingo nos despertamos mirando al cielo, parece que no va a llover podemos hacer la vía ferrata.

Una parte del grupo se quedó en Bujaruelo para hacer la ruta por los valles de Ordiso y Otal, la mayoría nos dirigimos a Broto para hacer una de las vías ferratas más bonitas, la vía ferrata de la Cascada del Sorrosal.

En Broto hicimos tiempo con unos cafés a que abrieran las tiendas de alquiler de material para algunos de nosotros. Es indispensable para realizar una vía ferrata el arnés, casco y disipador.

Ya todos con el material obligatorio nos dirigimos al comienzo de la vía que se encuentra a cinco minutos del centro del pueblo cruzando el río por las pasarelas junto a la base de la cascada.

Después de unas rápidas clases teóricas para los que iban a realizar su bautismo en vías ferratas nos organizamos para que los noveles tuviesen alguien con experiencia delante y detrás de ellos.

La vía se inicia en una pared vertical con grapas y un tramo de escaleras sin dificultad hasta llegar a la base de la cornisa que hay que atravesar lateralmente, el suelo estaba mojado y bastante resbaladizo.

De la cornisa caía bastante agua, así que los que se demoraron en este paso terminaron un poco mojados.

A continuación nos encontramos con varios tramos de escalera que van paralelas a la cascada ganando bastante altura para llegar a la entrada del túnel.

El túnel tiene presas en los laterales de sus paredes para evitar mojarnos los pies por el agua que corre dentro de él, aunque alguno no pudo evitarlo ya que está bastante oscuro.

A la salida del túnel nos encontramos con la parte más bonita de esta vía, el barranco, que debemos ir flanqueando lateralmente y cruzando por un puente tibetano para llegar a la siguiente cascada que remontamos en paralelo a ella.

La parte final que nos lleva a la salida de la vía es una vertical de grapas sin dificultad.

El descenso al pueblo se hace por un sendero bien señalizado que nos deja en el parking en aproximadamente veinte minutos, junto a una terraza donde dimos buena cuenta de sus bocatas, platos combinados, etc más cervezas.

Aqui ya nos despedimos hasta la proxima actividad despues un magnifico fin de semana en los Pirineos.

Besos y abrazos.

Raf

Coordinador: Rafael Escribano