Login

Inicio

El Club

Secciones

Actividades

Calendario

Socios

De Interés

Memorias

  Si quieres ir rápido camina solo. Si quieres llegar lejos ve acompañado.            

Guardar

Peña Ubiña

8-9 de Septiembre de 2018

“Caleyando poles mis tierres con los coyacios de Pegaso” 

Fin de semana con Pegaso en mi “tierra”, a medio camino entre Asturias y León.Disfrutando del Parque Natural Las-La Mesa. 

El viernes nos reunimos en Torrebarrio, pueblo castellano leonés donde los haya, que llega a sufrir temperaturas de hasta 16º bajo cero en invierno. Cenamos en el hostal de San Emiliano (todo el grupo) y dormimos en el albergue El Rebezo. Alojamiento y desayuno. 

Comenzamos la marcha temprano por la pista que nos va acercando a la gran muralla del farallón de las Ubiñas, dejando la Ubiña Pequeña a la derecha, Ubiña Grande en el centro y a la izquierda, toda la Integral hacia la que nos vamos acercando para enfocar la pasada de los Fontanes, el punto más duro del día. 

Después de aproximadamente una hora por la pista, nos situamos enfrente de la canal, la cual, abordamos por la parte izquierda, menos evidente, pero mucho más segura. Aquí nos ponemos el casco, ya que la mala calidad de la piedra, sumada al importante número de gente que vamos y a la posibilidad de rebecos por las zonas altas, hace muy posible la caída de alguna piedra. Después de una fuerte y trabajosa subida, llegamos al collado de la pasada de los Fontanes.

A la izquierda queda la cumbre del Prau Fontán, que acometemos primero, para luego dirigirnos hacia el Fontán Sur. Aquí nos encontramos con el paso técnico del día. Una estrecha cresta con caída a ambos lados, pero bien definida y sin más complicación que el uso de las manos.

Una vez superado este paso, nos dirigimos primero al Fontán Norte (que se encuentra más atrás) para luego volver a hacer cumbre en el Fontán Sur.

El siguiente reto será bajar por el Canalón del Buey, canal empedrada que nos deja algún que otro susto debido a la caída de piedras. Una vez en “jou”, las rutas A y B se dividen, pero los valientes “pegasos” se deciden todos por la A. Esto nos lleva a sortear los montículos que forman el Jou de Cueva Palacios hasta enfocar la subida al collado de Los Camisos y así dirigirnos hacia el Fariñentu. Al ver la necesidad de bajar al Huerto de los Pioyos, para luego tener que subir al Fariñentu, el grupo de cabeza decide buscar una alternativa cresteando hacia la cumbre dicha. Desde ésta, se puede contemplar toda la travesía que hemos hecho desde los Fontanes hasta aquí, con el impresionante Canalón del Buey y su verticalidad.

Luego solo nos queda una interminable bajada de 1000 metros de desnivel hasta Tuiza, donde algunos nos paramos en el bar del pueblo a disfrutar de una cerveza o una sidra como Dios manda. 

Un poco perezosos, y con la amenaza de lluvia, en 45 minutos subimos hasta el refugio del Meicín, que será nuestro alojamiento esta noche. 

Podemos decir, que ante las malas predicciones de lluvia, hemos tenido una gran suerte porque tan solo unos metros antes de llegar al refugio, comenzó a llover. Hemos disfrutado de una gran mañana, en un entorno único como es el Parque Natural Las Ubiñas – La Mesa y de una espectacular tierra como es Asturias (que voy a decir yo, claro). 

Gran cena y gran acogimiento por parte de Tania, la guarda desde hace años de este refugio desde que el concejo de Pola Lena se hiciera cargo. 

Amanece el domingo, con bastante mejor noche que nos dejó, otra vez rompiendo con las pesimistas predicciones meteorológicas.

Salimos del refugio hacia Las Fanas, con la intención de todo el grupo de subir a Ubiña por la “entretenida “arista Este. Buscamos con esmero la vieja senda de las Merinas, pero la falta de fe del equipo en el coordinador de la actividad, les hace dirigirse hacia la canal este, no la arista, cuya subida tediosa y llena de piedras les lleva finalmente a la cumbre de Ubiña, mientras que el coordinador disfruta de esta arista, que ya se conoce al dedillo. 

Después de unas fotos, y aprovechando los últimos minutos de buen tiempo, empezamos la bajada por el lado suroeste, enfocando la bajada normal por el PR hacia Torrebarrio. 

Llegamos a Torrebarrio con tiempo suficiente para poder cambiarnos, descansar un poco, gracias a la amabilidad del albergue de El Rebezo y poder volver hacia nuestras casas. 

Fin de semana espectacular, donde me enorgullezco de haber coordinado mi primera actividad para el grandísimo A.D. GRUPO DE MONTAÑA PEGASO. 

Coordinador: Mario Robledo