Al principio caminamos "protegidos" por el hayedo que cubre la base de la canal, pero fue llegar al collado y empezar a bregar con un viento inclemente que ya no nos abandonó prácticamente en todo el día. Es también a partir de este punto que casi siempre caminamos por una fina capa de nieve.

La ascensión a Cubada Grande—fácil en otras condiciones— fue una continua lucha, con rachas de viento fuerte, en ocasiones muy fuerte, y siempre gélidas, que obligaban a estar alerta para no ser derribados. Por fortuna, en ningún punto había peligro de caer al vacío. Huelga decir que nuestra estancia en la cumbre fue mínima: no se veía nada y el vendaval no dio tregua ¿Quién iba a tener la humorada de dejar algún mensaje en el buzón allí ubicado?

Descendimos lo más rápido que pudimos al collado y nos dirigimos por una cubeta hacia la afilada loma que conduce al Alto de la Capía. Transitando un poco por debajo de la loma pudimos descansar del viento. Arriba el panorama se despejó relativamente, y por breves instantes pudimos tener una visión de Castro Valnera, nuestra próxima ascensión.

La subida no tuvo problema, pudimos ver la boca de una de las muchas torcas que hay en la zona y tan solo al final un nevero más extenso y duro que el resto hizo que algunos nos pusiéramos los crampones.

En la cima nubes y claros nos permitieron ver la encajonadísima cabecera del valle del Pas, el mar Cantábrico con toda nitidez, y una ciudad sobre la que dudamos ¿sería Santoña, sería Laredo? Al final resultó ser la misma Santander. Es impresionante la caída que tiene esta montaña hacia el N.

   

Continuamos nuestro periplo por la cuerda hacia el Alto de la Pirulera. Se trata de un estrecho recorrido en línea descendente que afortunadamente pudimos hacer sin más precaución que la ordinaria en estos terrenos ya que el estado de la nieve no representaba peligro y el viento —en este momento del día— era más bien brisa.

Culminó nuestro recorrido por la cuerda en el Alto de Torcaverosa, especie de mascarón de proa que nos permitió ver a media altura la impactante verticalidad y dificultad de la pared N del Castro Valnera, así como lo profundo de los valles del Pas y el Asón.

A partir de aquí, las rutas se bifurcaban. Tres participantes (dos de ellos debutantes en Pegaso) siguieron la denominada "ruta corta" y—por la ladera S del Pico de la Miel— embocaron el camino que, sin dificultad de ningún tipo, conducía a El Bernacho, donde estaban los coches.

El resto decidió hacer la ruta larga que subía al Pico de la Miel y, bajando por su cuerda, se dirigieron al Alto de las Corvas y al Pico de la Brena, para caer en la Estación de Esquí de Lunada, donde tomaron un sendero (no siempre bien marcado) quelos condujo a los coches.

Alguno hizo este recorrido tranquilamente, otros penosamente, pues a eso de las 17 h se desató una feroz tormenta de granizo y aguanieve —de esas que se recuerdan— llegando empapados y ateridos. Terminó la jornada en el albergue con el consabido intercambio de impresiones durante la cena.

Domingo, 19 de enero

Para el domingo la previsión no era buena: se anunciaba para la Sierra de La Tesla fuertes vientos y sensación térmica muy baja, de -7°. A ello se unía el desconocimiento de la ruta, pues ninguno del club la había hecho antes, y que los conductores de los coches han de asumir un "trabajo extra". Teníamos información y tracks, por supuesto, pero a ciencia cierta no sabíamos cómo iba a ser, así que —como estaba previsto desde un principio—madrugamos como corresponde y nos dirigimos a Medina de Pomar, donde tomamos la carretera comarcal que conduce al pequeño caserío de Quintanalacuesta, punto de arranque de la ruta programada.

De los 40 participantes iniciales solo afrontamos esta ruta 21. La cosa empezó con la fuerte subida de La Churlota (prácticamente todo el desnivel de la jornada) que realizamos cómodamente, pues la ladera nos protegía del viento. A medida que subíamos la niebla engelante embellecía con su cencellada las desnudas ramas de árboles y matorrales, al tiempo que obligaba a extremar la precaución cuando se pisaba roca.

Por momentos la nube se retiraba y nos permitía ver toda la espectacular planicie de la Merindad de Cuesta Urría y la ruinas del castillo de Montealegre.

Llegados al collado de Medina, un friísimo viento comenzó a zarandearnos sin piedad. Y así pasamos toda la cuerda de la Sierra de la Tesla, hasta coronar nuestro objetivo del día: Peña Corba.

Por fortuna de vez en cuando se abría la niebla y podíamos ver también el Valle de Valdivielso a nuestra izquierda lo que, sin duda, compensó nuestras fatigas.

El descenso —ya a "cubierto" del viento— fue largo y tendido, en paralelo al arroyo de Cárcomas. Pero, sobre todo, fue muy ameno, contemplando los inmensos cantiles kársticos de La Retuerta y El Cinto, con la sorpresa final del fantástico paraje donde se ubica —entre feraces praderas— la Ermita de Nuestra Señora de la Hoz.

Concluimos la ruta llegando al caserío de Baíllo (magnífico el ábside románico de su iglesia de San Antolín) y, de aquí, ya por caminos en el piedemonte, a Quintanalacuesta, a una hora prudencial y sin ningún incidente que lamentar. Preciosa ruta invernal.

Así fue, y no queda más que agradecer la colaboración, el respeto y el "saber estar montañero" de casi todos los participantes. Nos vemos en la próxima.

Coordinador: Jesús Álvarez

ACCESO SOCIOS

Las cookies deben estar habilitadas en su navegador

Si eres socio y no tienes contraseña haz clic aquí

FEDÉRATE

Licencias FMM 2020

¡¡¡Solicita tu licencia anual!!!

Modalidades y Precios Licencia Promoción de Verano

¿Qué hacer en caso de accidente? Teléfonos en caso de accidente

Si estas federado con otro club, envía una foto del carnet con los datos a licencias@montanapegaso.com

ÚLTIMAS ACTIVIDADES

SEGURIDAD

Leer más

Calcula tu M.I.D.E.
Herramienta para evaluar la dificultad de una salida. 

TABLÓN DE ANUNCIOS

Anuncios   Foros
Compra-venta de material, salidas no oficiales, convocatorias montañeras, opiniones...

TIEMPO

El Grupo de Montaña Pegaso es una asociación sin ánimo de lucro integrada por un heterogéneo grupo de personas, con el fin de disfrutar de la naturaleza al aire libre mediante la práctica de deportes de montaña.

CONTACTO

 

LUGAR:
Centro Cultural Eduardo Chillida (mapa),
C/ Arroyo Belincoso, 9 - 28030 Madrid (metro Vinateros)

HORARIO:
18:30h. a 21:00h.
Los segundos miércoles de cada mes.

TELÉFONO Y WHATSAPP:
659 563 036
Martes, miércoles y jueves de 19:00h. a 21:00h.
 
CORREOS:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

REDES SOCIALES