Fecha 31 de julio de 2010 - 6 de agosto de 2010
Itinerario 31 julio: Ferrata Tridentina (paso Gardena)
1 agosto: Ferrata dei Financieri al Pico Colác (macizo de la Marmolada)
2 agosto: Ascensión al Pico Lagazuoi (paso Falzarego)
3 agosto: Travesía por el macizo de Monzoni
4 agosto: Ferrata Meisules (paso Sella)
6 agosto: Ferrata del Paso Santer (macizo del Catinaccio)
Desnivel y Distancia 31 julio: +700/ -700m - 3km.
1 agosto: +650/ -650m (ferrata 600) - 6km.
2 agosto: +650/ -650m - 8km.
3 agosto: +1.500/ -1.500m - 19km.
4 agosto: +700/ -700m - 12km.
6 agosto: +850/ -850m - 14km.
Horario 31 julio: 4h30 (3h subida+1h30 bajada).
1 de agosto: 5h30 (2h30 subida+3h bajada).
2 de agosto: 4h (2h subida+2h bajada).
3 de agosto: 8h.
4 de agosto: 7h.
6 de agosto: 6h.
Mapa ---------------
Tracks enviar por e-mail a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  

30 de julio, viernes

El viaje empezó el viernes 31 en el aeropuerto de Barajas para tomar el vuelo de Ryanair de las 18:20 con destino a Bérgamo. El vuelo salió a su hora pero debido a las tormentas alrededor de Bérgamo, el avión se vio obligado a sobrevolar el aeropuerto de destino durante una hora. Una vez que el avión aterrizó y después de recuperar el equipaje facturado, recogimos los coches de alquiler y emprendimos el viaje por carretera con destino a al hotel de Verona, empleando  aproximadamente una hora.

31 de julio, sábado.

El grupo desayunó a las 6h de la mañana con el objetivo de tomar los coches a las 6:30h con destino al macizo del Sella, ya que la previsión meteorológica era muy buena y queríamos aprovechar el día para hacer  nuestra primera ferrata, conocida por el nombre de la Tridentina, en el propio macizo del Sella, se trata de una ferrata de dificultad media, con una gran abundancia de apoyos naturales, muy bien equipada y que no tiene pasos complicados. Sin embargo, si que requiere una ausencia total de vértigo, ya que su recorrido transcurre enteramente por una pared, aunque no produce una sensación tan impactante como otras que íbamos a hacer al estar  bastante encajonada.

Por último la roca da una sensación de seguridad, sin apreciarse fracturas y con un  riesgo casi nulo de caída de piedras. El único inconveniente de esta ferrata, si se puede llamar así, proviene de la cantidad de personas que la acometen,  tanto a por la  carencia de dificultades técnicas que se ha mencionado, como por su aproximación corta  al estar junto a la carretera.

Para acceder a la zona tomamos la autopista A22, pasando junto a las ciudades de Trento y Bolzano. Una vez superada ésta, abandonamos la autovía para tomar una carretera regional con destino  a la localidad de Val di Gardena, para ascender a continuación al Paso Gardena.

El camino de acceso a la ferrata tiene su inicio en un amplio parking  de tierra a 1.950m de altura, que está situado a  2 Km del puerto en dirección a la localidad de  Colfosco. Desde el parking, el camino nos lleva en unos 10 minutos a un primer tramo de ferrata formado por una serie de resaltes poco expuestos que se superan fácilmente con la ayuda de un cable y unos peldaños. Este primer tramo confluye en la senda que  proviene del propio Paso Gardena y que en unos 20 minutos nos lleva a la base de la ferrata propiamente dicha, que transcurre a lo largo de la Torre Exner. Todo el recorrido se encuentra perfectamente equipado, con abundantes escalones de acero, intercalándose tramos verticales expuestos con travesías más o menos horizontales.

La ferrata se divide en dos partes separadas por une meseta, con el primer tramo menos expuesto, desde esta meseta sale un sendero que asciende directamente al refugio y que permite evitar la segunda parte, más aérea.

Precisamente en la meseta fuimos testigos de un rescate por helicóptero de una persona accidentada, lo que nos recordó a todos la necesidad de mantenernos siempre en alerta y de mantenerse en todo momento conectados al cable de seguridad.

La ferrata termina a 2.450m de altura en un puente colgante que conecta la Torre Exner con la meseta del macizo del Sella donde se encuentra situado el refugio Franco Cavazza al Pisciadù.

Una vez en el parking, tomamos los vehículos para subir de nuevo al Paso Gardena, pero esta vez, en la bajada nos desviamos por  la carretera que llega a Canazei atravesando el Paso del Sella, donde recogimos las llaves del apartamento situado en el municipio de Penia, a unos 5 Km de Canazei.

 1 de agosto, domingo

Este día decidimos acometer la ferrata dei Financieri, con un nivel alto de dificultad que trascurre por la pared oeste del pico Colác, en el macizo de la Marmolada. Para su ascensión nos dirigimos al pueblo de Alba, situado entre Penía y Canazei, desde donde tomamos el funicular de Ciampac que se encuentra junto a la carretera al inicio del pueblo y que en 5 minutos nos situó en una meseta a 2.060m, donde se encuentra el refugio Tobia del Jagher al Ciampac. Desde allí descendimos por un camino que se dirige a la base de la pared, y que finalmente asciende  en zig-zag hasta el inicio de la ferrata a 2.150m.

Desde el principio, esta ferrata se vió que era más difícil que la Tridentina, ya que no cuenta con tantos apoyos artificiales y  en muchos tramos solo se dispone de las presas de la roca, escasas en algunos casos. Existen partes formados por placas lisas en las cuales se han de utilizar los brazos para impulsarse.  La ferrata es tremendamente aérea y expuesta, pudiendo  apreciarse en todo momento la altura, ya que transcurre en su totalidad por la pared.

Sin embargo, el punto más complejo es la superación de un largo diedro de unos 80 metros mediante seis tramos de peldaños que se encuentran suspendidos sobre el vacío. Aunque los apoyos son siempre robustos, la longitud del tramo y la exposición provocan una sensación de inquietud acompañado de la consecuente fatiga de brazos y piernas. Una vez que se supera dicha parte, el trayecto disminuye de exposición y se alcanza la cumbre a 2.730m.

Desde la cima se contempla todo el Val di Fassa, y sobre todo, la cresta oeste de la Marmolada, junto con el glaciar y la Punta Penia. Igualmente se pueden contemplar el Sasso Lungo, el macizo del Sella y el Catinaccio.

El descenso se realiza por un sendero que en algunos tramos cuenta con cables de seguridad. Existía la posibilidad de volver al terminal del funicular que se tomó de en la ida, pero optamos por bajar por el camino opuesto que desciende por el Val Contrin que termina igualmente en el parking del teleférico.

dolomitas_01

dolomitas_02

dolomitas_03

dolomitas_04

 

2 de agosto, lunes

El día  amaneció nublado y con amenaza de lluvia, por lo que se descartó la posibilidad de hacer ninguna ferrata, tanto por el peligro que supone el ascender por zonas expuestas que pudieran estar mojadas como por el riesgo inherente a los rayos que convertirían todo el cable de la ferrata en un pararrayos.

Como alternativa se optó por ascender el pico Lagazuoi (2.762m) situado en el Paso Falzarego (2.105m), a 15 km de Cortina de Ampezzo. Para llegar al Paso Falzarego es necesario atravesar primero el Paso Pordoi. El recorrido total desde el pueblo de Canazei es de aproximadamente 50 Km, aunque debido a las numerosas curvas cerradas y a la presencia de autobuses y ciclistas se emplearon más de 90 minutos en todo el recorrido.

El pico cuenta con un teleférico que llega directamente a la cima desde el propio puerto.

La particularidad de este pico radica en la presencia de numerosos restos de la primera guerra mundial, acompañados de numerosos carteles explicativos, ya que ese punto fue frente de guerra y escenario de una dura batalla, ocupando los austriacos la parte alta de la montaña, mientras los italianos intentaban desalojarlos desde la parte inferior.

Como consecuencia de esta abundancia de restos y de carteles informativos, esta montaña se ha convertido en un una especie de museo al aire libre de la guerra, con dos lugares relevantes: la Zenglia Martini y el túnel.

La Zenglia Martini es una faja de dos kilómetros que recorre el pico a unos 400 km de la cima, desde ella los italianos acometieron el ataque a la cima y dirigían el fuego de artillería contra las posiciones austriacas.

Sin embargo, es el túnel el principal atractivo del pico, realizado por los italianos para volar las posiciones de los austriacos en la cumbre. Es perfectamente accesible siempre que se vaya equipado de casco (para protegerse de

los golpes con el techo) y de linterna (el túnel no está iluminado y solo ocasionalmente entra luz por las aberturas exteriores).

El túnel tiene una longitud de unos 2 kilómetros, y supera unos 300m de desnivel, dispone de numerosas posiciones de disparo, puntos de observación y espacios para las instalaciones auxiliares (motores, polvorines, alojamientos, almacenes…etc), que se pueden visitar sin apenas restricciones. El túnel termina en la arista, muy próximo a la cima, apreciándose los restos de la gran explosión que provocaron los italianos para tomar la cumbre.

Aunque se trata de un pico carente de dificultad, la ascensión por el túnel es una  experiencia muy aconsejable ya que permite hacerse una idea de la envergadura de las acciones bélicas que tuvieron lugar.  Incluso en estas fechas todavía es fácil encontrarse con restos, como atestiguaba un casco y diversos cartuchos que se acababan de encontrar unos obreros que estaban reparando la “zenglia”. En nuestra ascensión pudimos comprobar que lo más habitual era ascender al pico por el teleférico y bajar por el túnel, sin embargo, aunque más cómodo, no es muy recomendable ya debido a consecuencia de las filtraciones los escalones están mojados, por lo que no hay que descartar la posibilidad de una caída, más probable bajando que subiendo.

Desde la cima existen dos posibilidades de bajar: el sendero habitual y el sendero Kaiserjaeger. El primero finaliza directamente en el Passo Falzarego mientras que el otro, que era el camino de descenso de los soldados austriacos, termina algo más abajo. El grupo, debido a la presencia amenazante de nubes de tormenta, decidió bajar por el primero.

3 de agosto,  martes

El día amaneció nublado, con una previsión de empeoramiento a lo largo del día, por lo que renunciamos a la posibilidad de hacer ninguna ferrata y optamos por desplazarnos al macizo de Monzoni situado enfrente del grupo del Catinaccio. Esete macizo tiene acceso desde el pueblo de Meida, junto a Pozza di Fassa, desde  donde sale una pista asfaltada que se encuentra cortada un poco por encima de la granja Crocifisso (1.526m). Desde ahí hay que continuar a pie hasta la granja Manzoni (1.790m), origen del sendero “604” hasta alcanzar el Paso de lle Selle  (2.630m) (no confundir con el Paso Sella), donde se encuentra el refugio del mismo nombre.

El paso y toda la arista fue frente de guerra, y junto al mismo refugio son claramente visibles restos de construcciones, cuevas y trincheras.  Desde este refugio tomamos el sendero 616 que transcurre por la cresta suroeste, también con abundancia de restos bélicos, en forma de construcciones y cuevas durante todo el recorrido, con la única excepción de los tramos más verticales. El camino es expuesto en algunos tramos, pero en esos casos existen cables de seguridad, por lo que al principio del camino un cartel avisa  de la necesidad de llevar equipo de seguridad (equipo de ferrata).

La cuerda termina en el collado La Costela desde donde algunos bajaron ya al valle para alcanzar nuevamente la granja Manzoni y llegar al aparcamiento del coche. Otros decidieron pasar al valle contiguo por el collado Vallacia  y retomar el coche un poco más abajo. El recorrido total supone unas ocho horas, no solamente por el hecho de que se alcanza un collado que se encuentra a 1.000 m del punto de partida, sino porque la cresta tiene continuas subidas y bajadas.

dolomitas_05

dolomitas_06

dolomitas_07

dolomitas_08

 

4 de agosto, miércoles

La previsión meteorológica para la mañana del  miércoles era la mejor de la semana, aunque con probabilidad de empeoramiento por la tarde, por lo que elegimos madrugar y hacer la ferrata Brigada Cadore (o “Eterna”), que asciende desde el paso Fedaia al Refugio Serauta (2.935m), en el macizo de la Marmolada, superando en algún tramo los 3.000m de altitud, espectacular por sus vistas del macizo y de su glaciar, aunque bastante larga. Con este objetivo nos encontramos  a las 8 de la mañans en parking contiguo al refugio Fedaia, donde un grupo de españoles que habían llegado antes hasta el inicio de la ferrata nos informó que ésta se encontraba cerrada por mantenimiento. Unos italianos que también habían llegado para hacerla, nos comentaron que en realidad el cartel de “cerrado” llevaba puesto dos años pero que era posible hacerla.

Tomamos la decisión de no arriesgarnos, ya que la calidad de los seguros era más que dudosa después de dos años sin mantenimiento. Descartada ésta, evaluamos la posibilidad de hacer la  “Trincee”, que transcurre por la cresta del Padon, justo en el  la vertiente opuesta  del paso,  enfrente de la Marmolada. Sin embargo, abandonamos la idea ya que, aunque estaba próxima, la Guía de que disponíamos le otorgaba un grado más (grado 3)  de dificultad técnica.

Al final decidimos tomar los vehículos, bajar el Paso Fedaia y subir al Paso Sella (2.240m) atravesando de nuevo Canazei para hacer la ferrata Meisules.

Según nuestra documentación tenía el mismo grado de dificultad técnica que el resto de las ferratas que habíamos realizado hasta la fecha y su inicio estaba próximo al propio puerto. A esta hora de la mañana no había atasco, por lo que llegamos al puerto en unos 20 minutos y aparcamos uno de los vehículos dos kilómetros más abajo del puerto, donde terminaba el sendero de retorno.

A la ferrata se accede por sendero muy marcado que se inicia junto al bar del puerto, muy transitado por escaladores y que termina en la pared del macizo.

Ya desde el principio nos dimos cuenta que la ferrata contaba con muchos menos apoyos artificiales que las anteriores que habíamos hecho, aunque las presas naturales eran grandes y aparentemente seguras. El tramo inicial de la ferrata es el más difícil, prácticamente vertical y únicamente cuenta con barras incrustadas en los pasos más difíciles.

Una vez alcanzado la cumbre, el regreso se realizó recorriendo el camino que recorre la meseta del macizo y que pasando debajo del Piz Boe desemboca en un profundo y termina en la carretera de ascenso al puerto, donde habíamos dejado uno de los coches.

Desde ese punto la dificultad disminuye hasta llegar a una escalera metálica. A continuación vienen una serie de tramos verticales, siempre colgados de la pared, con los tramos de más dificultad equipados con escalones.

Poco a poco, la ferrata se vuelve más tendida hasta alcanzar una meseta a 2.700m, donde se toma un sendero que conduce a la base del Pico Selva, donde se inicia el último tramo de la  ferrata, mucho más fácil que los anteriores que lleva a la antecima del Pico Selva (2.940m) en el macizo del Sella.

Este tramo vertical termina en una estrecha grieta que hay que superar por contraposición, contando únicamente con la ayuda de alguna barra y que  concluye en una  repisa que cuelga de la pared vertical.

dolomitas_09

dolomitas_10

dolomitas_11

 

5 de agosto, jueves

El día amaneció con una lluvia persistente, cumpliendo la previsión meteorológica del día anterior que anunció lluvia todo el día. En consecuencia abandonamos la idea de hacer ninguna actividad de montaña y después de valorar diversas posibilidades optamos por ir a visitar Trento, ciudad con abundancia de edificios renacentistas que se encuentra situado a medio camino entre Bolzano y Verona.  Cumpliendo las previsiones, el agua nos acompañó durante toda la jornada pero no nos impidió visitar diversos museos.

6 de agosto, viernes

El viernes era el último día disponible para hacer ferratas, ya que al día siguiente el grupo se disolvía: algunos volvían a Madrid, otros se quedaban a hacer turismo y otros permanecían en la zona por su cuenta. Por otra parte, la previsión meteorológica no era nada favorable, ya que se pronosticaba una mañana nubosa, empeorando el tiempo a partir del mediodía con probabilidad de lluvia.

En esas condiciones no era aconsejable una ferrata de dificultad, por lo que optamos por ir al macizo del Catinaccio (que no conocíamos) para hacer la ferrata del Paso Santer.  En consecuencia, tomamos el coche en dirección al Paso Costalunga, atravesando los pueblos de Canazei, Campitello y Mazzin, para a continuación desviarnos hacia el  pueblo de Munción, donde nos dimos cuenta que la pista que pensábamos tomar hasta el refugio Gardeccia (1.960m) (donde empezaba el camino) estaba cortada, pero afortunadamente existía un servicio de furgoneta que  cubría el trayecto.

Desde allí tomamos un sendero que ascendió al Passo de le Coronele (2.630m), para cambiar de vertiente, pasando junto al refugio Fronza, a donde llega un teleférico y que por ese motivo es el punto de acceso a la ferrata más habitual (nosotros no consideramos esta posibilidad ya que nos hubiera obligado a cruzar el Passo Costalunga y hacer bastantes kilómetros de coche). El camino desde el refugio a la ferrata no tiene dificultad,  tardando unos 50 minutos en alcanzar el inicio de la ferrata. Esta es bastante corta (40 o 50 minutos), sin dificultad, con abundantes apoyos y muy poca exposición porque transcurre en su casi totalidad por viras y grandes grietas protegidas.

La ferrata termina en el refugio del Passo Santer (2.734m), desde donde un sendero, muy transitado nos condujo primero al refugio Alberta (2.621m), para a continuación bajar al refugio Vaiolet (2.243m), que se encuentra en la base de las espectaculares agujas de Violet y la aguja  Winkler.

Desde allí una pista forestal nos regresó al refugio Gardeccia, donde nos esperaba la furgoneta que nos llevó hasta donde teníamos el coche aparcado.

dolomitas_12

dolomitas_13

dolomitas_14


ACCESO SOCIOS

Las cookies deben estar habilitadas en su navegador

Si eres socio y no tienes contraseña haz clic aquí

FEDÉRATE

Licencias FMM 2020

¡¡¡Solicita tu licencia anual!!!

Modalidades y Precios Licencia 2021

¿Qué hacer en caso de accidente? Teléfonos en caso de accidente

Si estas federado con otro club, envía una foto del carnet con los datos a licencias2021@montanapegaso.es

ÚLTIMAS ACTIVIDADES

SEGURIDAD

Leer más

Calcula tu M.I.D.E.
Herramienta para evaluar la dificultad de una salida. 

TABLÓN DE ANUNCIOS

Anuncios   Foros
Compra-venta de material, salidas no oficiales, convocatorias montañeras, opiniones...

TIEMPO

El Grupo de Montaña Pegaso es una asociación sin ánimo de lucro integrada por un heterogéneo grupo de personas, con el fin de disfrutar de la naturaleza al aire libre mediante la práctica de deportes de montaña.

Si quieres proponer y coordinar una actividad, por favor envíala a calendario@montanapegaso.es.

CONTACTO


LUGAR:
Centro Cultural Eduardo Chillida (mapa),
C/ Arroyo Belincoso, 9 - 28030 Madrid (metro Vinateros)

HORARIO:
18:30h. a 21:00h.
Los segundos miércoles de cada mes.

TELÉFONO Y WHATSAPP:
641 414 426
Martes, miércoles y jueves de 19:00h. a 21:00h.
 
CORREOS:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

REDES SOCIALES