Posets, Culfreda, Bachimala y Eriste

Los que subieron a la cresta de las Espadas se marcharon hacia el Collado de Eriste, desde donde un grupo acometió la cresta mientras que otro decidió acortar el recorrido empezando desde un poco antes del Diente Royo (3.010m).

Poset3-3Poset4-4La cresta es sencilla, con la excepción de dos pasos que requieren atención para las personas no muy habituadas a la escalada. En gran parte del recorrido la cresta es ancha pero en algunos lugares se estrecha hasta pocos centímetros, siempre con una impresionante caída en la vertiente norte de cerca de 2.000m.

Después de superar el Diente Royo, ascendimos al Pavots (3.121m) y después de bajar 100m para alcanzar el Paso del Tucón Royo empezamos la subida a Las Espadas (3.332m), la Tuca de Llardaneta (3.211m), y por último la Tuqueta Roya (3.273m). Desde ahí se desciende al Collado de Jean Arlaud (3.200m) para subir finalmente a la cima del Poset (3.375m).

El descenso se realizó por la vía normal, la espalda del Poset y la Canal Fonda, aprovechando algunos participantes para ascender a un último 3.000, el Diente de Llardana (3.010m), regresando al refugio entre las seis y las siete, después de haber tomado un baño en una poza del torrente de Llardaneta.

Después de tomar una ducha caliente, cosa poco habitual en los refugios de montaña y que es de agradecer, nos fuimos a cenar. En este aspecto, el refugio es fiel a su tradición: unos garbanzos duros con un extraño sabor dulzón y unos pequeños filetes de cerdo duros como piedras y un trato desabrido, sirviendo la comida a través de una especie de ventanilla con persiana.

Domingo 12. El domingo nos levantamos a la misma hora que el día anterior, los que volvían a Madrid no tenían intención de subir a ningún otro pico y el resto tenían un largo camino hasta el refugio de Biados con ascensión a los Culfredas incluida .

 Los participantes que nos quedamos para la travesía, erróneamente hacemos caso de las indicaciones del amable refugiero del Ángel Orús que nos informó de que la pista entre Chia y San Juan de Plan ya estaba asfaltada y que no tardaríamos más de una hora y cuarto en llegar hasta allí. Quizá debíamos haberle comentado que en ésa ocasión el helicóptero lo habíamos dejado en Madrid aparcado y que conducíamos coches normales.

Poset5-5El trayecto que suponíamos duraría una hora y cuarto se convirtió en un periplo insoportable de unas tres horas hasta el refugio de Tabernés, además de maltratar terriblemente nuestros coches durante casi 50 kilómetros de pista que resultó no estar asfaltada mas que en pequeños tramos.

Dos participantes que salieron los primeros por la mañana se fueron directamente al refugio Viadós y se tomaron el día de descanso.

El resto, trece personas, no nos dejamos intimidar por el viaje interminable y nos dispusimos a subir los Culfredas desde el refugio de Tabernés (1700m.).

Bajo el sol implacable de las 12:30 abandonamos nuestros maltrechos coches en busca del sendero para comenzar nuestra ascensión. Comenzamos siguiendo uno que llevaba buena dirección pero que se difuminaba dentro del bosque sin haber vadeado el río. Decidimos volver sobre nuestros pasos para afrontar la subida sin cometer más errores.

Son las 13:00 horas cuando finalmente tomamos el PR que sale directamente desde el refugio y nos lleva a un puente que cruza el rio Zinqueta y posteriormente, siguiendo el margen izquierdo del mismo, nos conduce al Vado del Bachimala donde encontramos una bifurcación. Nuestras opciones: Puerto de la Madera o Puerto de la Pez.

Como coordinadora suplente decido llevar al grupo por zona conocida para realmente tener una posibilidad de coronar los picos: elegimos la opción del Puerto de la Madera.

En este punto uno de los participantes decide no subir con nosotros y esperarnos, así que quedamos doce valientes.

Hace mucho calor y la subida es intensa, aunque sin pérdida posible. El camino es muy marcado, el tiempo estupendo, y la vuelta se realiza por el mismo sitio, así que no hay gran peligro en que el grupo se disperse y algún participante se extravíe.

Los participantes van eligiendo su ritmo en función de sus fuerzas y anhelos de hacer cumbre.

Cuatro participantes se quedan en el Puerto de la Madera (2526m.), junto a un corazón dibujado con piedras en el suelo.

Yo me quedo unos metros más arriba pensando en hacer de nexo entre los que van en cabeza y los que van más retrasados. Viendo que el grupo de cola no sube, decido comer allí. Tres de los participantes que continúan comen plácidamente en el Pico de Cauarere (2901m.), mientras los demás coronan las cimas de los Culfredas (3034m., 3028m., 3032m.) y comienzan el descenso a las 16:30 aproximadamente.

El grupo que había quedado a la cola aprovecha a la bajada una hermosa y gélida poza que parece hecha adrede junto al puente cercano al refugio de Tabernés, para quitarse el calor de encima dándose unos baños.

Poco a poco todos los participantes vamos llegando a los coches. Los primeros en llegar se adelantan para avisar en el refugio de que llegaremos a tiempo e ir instalándose en nuestras habitaciones.

Tras sufrir de nuevo por nuestros coches en los badenes infernales de la pista que une los dos refugios, llegamos con quince minutos de antelación escasos para dejar nuestras cosas en la habitación asignada y sentarnos a disfrutar de una cena abundante y exquisita.

Tras la cena sólo dos afortunados conseguimos hacernos con la llave del poder: la de la ducha. Parece que tienen un problema con el agua, así después de las 20:00 horas sólo permiten la ducha a dos personas. Abonamos religiosamente los dos euros por ducha estipulados y desde allí nos vamos casi directamente a la cama, no sin antes entre todos intentar (sin conseguirlo) poner nombre a todas las constelaciones, planetas y satélites que adornan el cielo del Pirineo esa noche.

Poset6-6Lunes 13. La jornada empieza pronto a pesar del retraso del desayuno. Un desayuno generoso del que damos buena cuenta en previsión de la proeza que pensamos realizar: seguiremos un track en dirección al Pico del Puerto de la Pez (evitando el puerto como aconsejan en los foros de Internet) para desde allí continuar la cresta por el Pico de l’Abeille, Bachimala Chicot, Punta del Ibón, Punta Ledormeur, Bachimala, Punta del Sabre y regreso al refugio.

Uno de los participantes termina hoy sus minivacaciones, y en solitario se dirige por el GR11 hacia el Refugio de Estós y luego a Benasque, donde espera coger un autobús que le devuelva a la civilización y a su familia.

Otra participante hoy lo toma de descanso para reponerse de pequeñas lesiones sufridas en los días anteriores.

Los demás nos negamos a volver a coger los coches hasta que volvamos a Madrid, así que tenemos que ir andando hasta el refugio de Tabernés, lo que suma algo más de una hora al recorrido.

Dos participantes se adelantan, pues la jornada es larga. A las 7:30, un poco más tarde, les seguimos el resto por el camino que sale detrás del refugio en ascenso pronunciado hacia el Bachimala.

Se une a nosotros otro participante inesperado: el gato de un tal Mateo. Un precioso animal naranja atrigrado y valiente donde los haya (como comprobaremos a lo largo del día), que pasa las horas vagabundeando alrededor del refugio.

Al llegar a la intersección donde tendríamos que desviarnos en caso de ir a Tabernés, hacemos un pequeño cónclave y decidimos alterar el recorrido de hoy. Los dos participantes que se han adelantado son autónomos, así que el resto, con el fin de al menos asegurar un cima insigne como el Bachimala y dar oportunidad de continuar o bajar a partir de él, nos encaminamos a realizar de subida el camino que habíamos pensado bajar. El felino se viene con nosotros.

La subida es intensa, pero hasta el gato la lleva bien. Abandonamos pronto el bosque y desde bien temprano tenemos delante nuestros primeros e inspiradores objetivos: Punta del Sabre y Bachimala. Llegados a la Señal del Biadós, uno de los participantes decide ascender directamente al Bachimala por la normal, sin pasar por el Sabre. Provisto de una emisora por seguridad, se escinde del resto del grupo que comienza su ascensión más intensa en dirección a la cresta.

Seguimos los hitos que nos abren el camino a través de paredes que desde lejos parecen impracticables sin cuerda. Al acercarnos comprobamos que son superables, pero suponemos que de bajada alguno de estos pasos puede resultar delicado. El gato, tras nosotros, periódicamente emite maullidos de puro miedo o de cansancio, no estamos seguros.

La mayor parte del grupo llega pronto a la Punta del Sabre (3136m.) y continúa por la disfrutona cresta hasta el Bachimala. Cuatro participantes ralentizamos un poco el ritmo para no abandonar al valiente gatito a su suerte.

Al llegar a la Punta reponemos brevemente nuestras fuerzas con un tentempié que compartimos con el minino. Parece que agua no quiere.

Continuamos hacia el Bachimala donde vemos a nuestros compañeros que nos esperan. Llega un punto en el que, por seguridad, se hace necesario meter al gato en una mochila y transportarle los últimos metros hasta la zona menos aérea casi en el mismo Bachimala.

Preciosa cresta, con un tiempo inmejorable, sencilla y con unas vistas fabulosas. Al llegar al Bachimala (3177m.), sobre las 12:00, algunos tenemos ganas de mucho más.

Comemos algo más tranquilamente, y, despidiéndonos (no son cierta pena) del valiente gato alpinista que se baja al refugio junto a seis de nuestros compañeros, los cinco participantes restantes nos aventuramos a continuar por la cresta hacia el Pico lAlbeille.

Nos dejamos guiar de nuevo erróneamente por un conocedor de la zona que encontramos en la cima del Bachimala. Siguiendo sus consejos evitamos la primera parte de la continuación de la cresta para evitar un supuesto ráppel de bajada de tres metros (que luego nos confirman nuestros compañeros y el chico del refugio que es factible acometer sin cuerda). Se confirma mi teoría de que el grado de dificultad es muy subjetivo en montaña.

Llegar a la Punta Ledormeur (3120m.), a escasos 300 m. del Bachimala, por la alternativa que nos ofrece el paisano, nos lleva una hora y media y no pocos sustos a través de un terreno tremendamente descompuesto.

Hemos perdido mucho tiempo, ya son las 14:00 horas, pero una vez de nuevo en la cresta y tras los nervios del tramo anterior (para mí el más difícil de toda la travesía), la progresión por la cresta se convierte en algo fácil e incluso relajante.

Tardamos apenas una hora en llegar al l’Abeille (3029m.) pasando por el resto de tresmiles de la cuerda, donde nos encontramos a los dos compañeros que se separaron por la mañana temprano y que están realizando la travesía en sentido contrario. Son casi las 15:00.

Compartimos una tableta de turrón duro de cacahuetes e impresiones sobre el camino restante. Parece que llegar desde donde estamos al Pico de la Pez no es tan sencillo como nos habían dicho. Aún así lo intentamos.

Hemos progresado poco cuando nos encontramos con la primera dificultad. Buscamos la forma de pasar, pero bajar y subir de nuevo llevaría bastante tiempo y nuestros compañeros nos habían comentado que el resto de la cresta hasta el Pico de la Pez está delicada debido a lo descompuesto de la roca. Desistimos.

Miramos el reloj: las 15:30. Excelente hora para empezar a bajar. Volvemos sobre nuestros pasos casi hasta el l’Abeille desde donde se ve la traza de un camino que un poco más abajo encontramos hitado y que se dirige directamente hacia los ibones de Bachimala (2700m.). Allí nos sentamos tranquilamente a comer, mientras observamos las progresiones de los otros dos compañeros por la cresta hacia el pico del mismo nombre.

Cerca de los ibones tenemos un pequeño despiste pero sin mucha dificultad encontramos de nuevo los hitos que nos llevan hacia el río Zinqueta de la Pez, que horada el valle, y poco después al refugio de Tabernés (1700m.). Son casi las 19:00 cuando llegamos allí y aún nos quedan 45 minutos hasta Viadós (1745m.). Existe un camino que va de Tabernés a Viadós pero según el mapa da bastantes vueltas y exige subir unos trescientos metros, así que, para llegar lo antes posible al refugio completamos los últimos dos kilómetros y medio por la pista por la que ayer torturamos a nuestros coches. Caminando es mucho más placentera la experiencia.

Llegamos a tiempo incluso de ducharnos y charlar con los compañeros, aunque aún faltan por llegar los últimos dos intrépidos que salieron los primeros esta mañana.

Mientras esperamos la cena hacemos alguna carantoña a nuestro gato tresmilista, que está acurrucado junto a la puerta de nuestra habitación y no parece tener fuerza ni para abrir los ojos.

Para nuestro alivio, los compañeros que faltan llegan cuando ya estamos sentados para cenar. Allí nos cuentan que han subido, además de la cresta desde el l’Abeille hasta el Sabre, el Pico de la Pez (3024m.) y el Pico del Puerto de la Pez(3018m.). Una jornada épica y demoledora.

Estamos todos muy cansados y apenas notamos la presión de las patas de nuestro nuevo amigo gatuno que vela por nosotros patrullando la habitación y nuestras camas durante la noche.

Poset7-7Martes 14. Hoy se despiden los tres compañeros que comienzan esta noche la actividad del Valle de Arán.

Otro participante hoy no realizará actividad y aprovecha el día para inspeccionar punto por punto la terrorífica pista que tendremos que bajar al día siguiente con los coches.

Los diez compañeros restantes seguimos el GR que sale del mismo refugio en dirección al collado de Eriste. Salimos a las 7:30 de la mañana.

Tomamos la variante GR11.2 (a la derecha) a escasos quince minutos del refugio donde se bifurca el GR11. El camino nos hace pasar sobre el río y nos lleva metro a metro cada vez más cerca de nuestro objetivo. En sucesivos desvíos tomamos siempre el camino en dirección al Collado de Eriste y el Ibón de Es Millars.

Un par de horas más tarde nos encontrarnos con una bifurcación en la que tenemos que elegir ir por el Collado o por el Ibón. Tres de los participantes eligen el Ibón para intentar ascender directamente a los Eristes. El resto cumplimos el programa y nos dirigimos hacia el Collado, para desde allí ascender a las Forquetas.

Llegados al collado de Eriste (2860m.) comenzamos la sencilla ascensión. Tenemos la opción de aprovechar la cresta o de ir por el camino trazado, unos metros más abajo. La última parte es algo más aérea, lo que causa una cierta aprensión en una de nuestras compañeras que está intentando superar su miedo a las alturas. Venciendo sus temores con ayuda de otro compañero, nos encontramos todos en la primera Forqueta (3008m.) sobre las 11:30 y aprovechamos el momento para comer y decidir lo que hacer el resto del día. El paisaje es impresionante miremos donde miremos.

Nos acercamos a la segunda Forqueta (3011m.) y echamos un vistazo a un posible camino de bajada atravesando por el circo del Ibón Alto hacia el Collado de Millars, pero no lo vemos factible y desistimos. Finalmente bajamos desandando nuestros pasos por el camino conocido y al llegar a la altura de 2500m. aproximadamente volvemos a parar.

Son aproximadamente las 14:00h y aquí el grupo vuelve a dividirse: tres participantes deciden dar un paseo por los ibones para luego volver al refugio. Los cuatro participantes restantes nos dirigimos hacia el Eriste N. por un camino hitado, aunque no indicado en el mapa. Asciende un tanto abrupto por tierra algo descompuesta hacia la punta Millars para en los últimos metros desviarse hacia el Collado de Millars (2831m.) a través de grandes bloques. Llegando ya al Eriste N. de nuevo nos encontramos con camino, bastante tendido.

Subimos bastante rápido, coronando el Eriste N. (3025m.) poco después de las 15:00h. Desde allí observamos las Forquetas, de donde venimos, y nos asombramos de lo lejanas que parecen. En la cima del Eriste C. (3053m.) vemos a dos compañeros y comprobamos que son parte del grupo que se separó esta mañana en dirección a los ibones y Eristes. Parece que la tercera integrante del grupo se quedó en los ibones y muy probablemente ya se encontrase en el refugio.

Mientras aprovechamos para comer disfrutando de las vistas de la cima, les esperamos. Apenas tardan 25 minutos en bajar unos metros y volver a subir por la pedrera hacia nuestro encuentro. Intercambiamos impresiones sobre los caminos que hemos tomado de subida. Nos comentan que por los ibones el terreno es de grandes bloques, lo que convierte la progresión en una tarea agotadora al tener que utilizar continuamente todo el cuerpo. Nosotros les informamos sobre el camino por el que hemos subido nosotros y ellos deciden tomarlo de vuelta, una vez completen la ascensión al Eriste N., la única punta prevista que les queda.

Nos despedimos y sin mucha prisa comenzamos el descenso. Como dice una de las participantes, hoy sí nos dará tiempo a darnos una buena ducha y a tomarnos una cerveza bien fresquita.

En tandas vamos llegando al refugio, donde nos espera la estupenda cena.

Del gato de Mateo no hay rastro. Algunos se temen lo peor. Otros preferimos pensar que ha vuelto con su dueño para que le mime, después de su hazaña.

Miércoles 15. Hoy no es necesario madrugar. Nadie pretende realizar otra actividad salvo la vuelta a Madrid, así que apuramos en la cama todo lo posible y nos levantamos justo a tiempo para llegar a la última hora del desayuno.

Poco a poco nos repartimos en los coches, y tras solucionar solidariamente un pequeño reventón en una rueda de uno de nuestros sufridos bólidos, nos trasladamos a Madrid, con un montón de recuerdos nuevos y otros pocos de tresmiles de los Pirineos en el zurrón.

 Esther Pérez

ACTIVIDADES DEL CLUB

¡Si eres socio puedes apuntarte directamente desde la web, si no lo eres, puedes serlo en 3 minutos!

SENDERISMO. San Rafael-Cueva Valiente (Sábado 18 de julio)

Abierta
Cartel | Mapa | Track | Información

Peña Forca y Castillo de Acher (24 - 26 julio)

Travesía Pirineos (24 julio - 2 agosto)

Infiernos, Pondiellos y Arnales (31 julio - 2 agosto)

Travesía Neouville (15 - 19 agosto)

Próximamente, se abrirá el apunte de:

Ascensiones en Valferrera (29 agosto 5 sep.)

Vivac Gredos (28 - 30 agosto)

Araguells y Sayó (4 - 6 septiembre)

17/8/2020
Cartel | Mapa | Track | Información

ACCESO SOCIOS

Las cookies deben estar habilitadas en su navegador

Si eres socio y no tienes contraseña haz clic aquí

ÚLTIMAS ACTIVIDADES

SEGURIDAD

Leer más

Calcula tu M.I.D.E.
Herramienta para evaluar la dificultad de una salida. 

TABLÓN DE ANUNCIOS

Anuncios   Foros
Compra-venta de material, salidas no oficiales, convocatorias montañeras, opiniones...

TIEMPO

El Grupo de Montaña Pegaso es una asociación sin ánimo de lucro integrada por un heterogéneo grupo de personas, con el fin de disfrutar de la naturaleza al aire libre mediante la práctica de deportes de montaña.

CONTACTO


LUGAR:
Centro Cultural Eduardo Chillida (mapa),
C/ Arroyo Belincoso, 9 - 28030 Madrid (metro Vinateros)

HORARIO:
18:30h. a 21:00h.
Los segundos miércoles de cada mes.

TELÉFONO Y WHATSAPP:
659 563 036
Martes, miércoles y jueves de 19:00h. a 21:00h.

REDES SOCIALES