Login

Inicio

El Club

Secciones

Actividades

Calendario

Socios

De Interés

Memorias

  Si quieres ir rápido camina solo. Si quieres llegar lejos ve acompañado.            

Guardar

XV Marcha Federada – Marcha BTT

Día del Club – Fiesta conjunta de las Secciones de BTT, Carreras y Montaña 

Domingo 29 de septiembre de 2019

Un año más se realizó la marcha Federada, día del Club, que anualmente se viene realizando en el club de montaña Pegaso, desde hace ya quince años. Si bien este año tras proponer una forma nueva de llevarla a cabo en la Junta Directiva, que fue hacer la misma uniendo las cuatro secciones, que por el momento están activas en el Club: Montaña, BTT, SKI y Carreras por montaña. Esperemos que en años venideros sean muchas más, se aprobó por unanimidad el realizarla conjunta, por eso esta actividad de BTT no estaba en el calendario oficial del Club y la tuvimos que montar para esta gran ocasión y este día tan especial; la sección de Ski al ser imposible hacer su actividad, nos acompañaron en nuestra ruta.

Como viene siendo habitual desde que empezó este año 2019, la acogida de cada una de las actividades de esta sección de BTT ha sido muy buena; cada vez mejor y con muchos más asistentes, aunque yo prefiero llamarles compañeros, que incluso después de la actividad se convierten o nos convertimos, en una familia de amigos.

Pues allí en la Barranca a las 9:30 hora de la  quedada, nos fuimos presentando 43 amigos de los 46 que en principio estaban inscritos, (como sigamos así en la próxima llenamos un autobús). Fue una alegría ver el parquin lleno de ciclistas por todos lados, aunque un poco caos a la hora de pasar lista; pero al final, conseguimos localizar a todos. Y, tras el reparto de zumos, chocolatinas y demás presentes que nuestros patrocinadores tuvieron el detalle de obsequiarnos y tras varios intentos de dar la salida oficial, pues con tanta gente en diferentes corrillos, hablando y saludándose es difícil, tanto que ni nos acordamos de sacar la foto oficial con la bandera.

Tres bikers optaron por la ruta corta y cuarenta por la larga u oficial. Daba gusto ver a tantos ciclistas juntos bajar por las pista de la Barranca a toda velocidad, hasta coger el bonito sendero del arroyo de la Angostura.

Juan Carlos encabezaba el grupo, Manuel el coordinador cerraba la grupeta y yo Raúl, andaba por el medio, y valga la redundancia medio loco: atento a los cruces y desvíos con tanta gente, luego se nos unió para darnos apoyo en el control Jorge. Pronto se empezaron a hacer varios grupos como siempre según la forma física y destreza de los participantes. Es normal entre un grupo tan numeroso, siempre en contacto por radio, nos íbamos informando de todo lo que pasaba en cada uno de los grupos y los cruces que debíamos de tomar.

Así llegamos a las dehesas de Alpedrete, entrando por su cara norte saltando un muro de piedra por una parte donde estaba derruido, recorriendo unos senderitos divertidos que daban salsa a la rutilla, hasta entonces casi toda de bajada o llano; después nos adentramos en la localidad de Alpedrete donde para nuestra sorpresa, el track pasaba por una calle donde tenían puesto un rastrillo muy concurrido, lo cual nos hizo desmontar y cruzarlo andado.

 Seguimos rodando por la Cañada Real de Merinas, una pista cómoda y rápida; pero que ya tenía algunos repechos para abrir nuestros pulmones, para coger el cordel de la Serranilla y la Vereda del Canto de la Plata también con senderillos y pequeñas trialerillas divertidas, que nos llevó hasta la localidad de los Molinos.

A estas alturas ya las piernas estaban bastante calentitas, no sólo por la ruta y los senderos, si no por la alta temperatura que teníamos y el sol tan radiante, que hacía mella en nuestros cuerpos, por lo que algunos de los participantes empezaron a decirnos que se volverían por un acorte previsto desde Cercedilla que evitaba una de las partes más duras de la ruta.

Seguimos rodando un tramo más hasta llegar a las inmediaciones de Cercedilla, donde decidimos parar para reagrupar a todos en una tiendecita, que nos vino de perlas, donde pudimos recargar líquidos y comer algo, que a esa hora ya falta nos hacía, y para algunos fue como un oasis porque ya no tenían ni gota de agua. Después de un buen rato dándonos a la buena vida, tocaba volver al trabajo, un grupo decidió acortar por el escape desde Cercedilla. Los demás seguimos por la ruta oficial por la carretera que sube a las dehesas, desviándonos antes por una pequeña urbanización llamada Valle de la Fuenfría, a la derecha con una cuesta de esas que asustan por la inclinación menos mal que estaba cementada, y se pudo subir sin muchos problemas, que nos llevó a adentrarnos en los bonitos pinares del mismo nombre, donde la sombra se agradecía bastante, jugueteando por la Senda del Agua después el Sendero de la Teja pasando por encima de Camorritos. Donde las fuertes rampas y el terreno más accidentado nos iba minando las fuerzas, aunque valía la pena por lo bonito de la zona y lo divertido del terreno; además, tenían marcado ese tramo para una carrera de montaña, pasamos por el sendero del rio Pradillo, por la fuente de los Baldíos, y en una fuerte bajada por el camino del calvario, llegamos al embalse de Navalmedio.

Ahora ya el grupo se había disgregado y quedaban solo múltiples grupitos pequeños, pues el final de la ruta estaba cerca. Desde aquí bajamos a cruzar la carretera M- 601 a la altura de la fonda Real, siempre con mucho cuidado pues tiene bastante tráfico los fines de semana, metiéndonos en el espeso pinar Antón Real. Aquí encontramos una cancela cerrada con un candado que impide el paso a El Portazgo y a la senda de Cercedilla a Canto Gordo, como este camino es de dominio público según el catastro saltamos sin mucho problema por encima, y comenzamos la subida para pasar al Valle de la Barranca y ya solo quedaba un bonito paseo final hasta dar con la carretera que sube al parquin de La Barranca, lugar donde empezamos esta bonita aventura. Allí nos estaban ya esperando gran parte de los montañeros y corredores que ya habían acabado sus recorridos, y por su puesto los encargados de preparar toda la logística para el ágape que nos esperaría después.

Así que después de guardar nuestras monturas, cambiarnos de ropa y refrescarnos, nos acercamos a saludar y compartir nuestro gran día con los demás socios y compañeros de todas las secciones del Club compartiendo rica empanada frutos secos, tarta de manzana y dispares refrescos y cervezas.

Llegando al momento de entrega del regalo oficial de este año, que fueron unos bonitos y prácticos manguitos, multifuncionales para cualquier actividad de todos los que allí nos encontrábamos, una muy buena elección, creo.

Así que agradeceros a todos y todas vuestra asistencia, participación y colaboración en esta actividad de BTT. Espero que lo disfrutarais tanto como nosotros y que nos volvamos a ver muy pronto.

Agradecer en especial a Manuel por coordinar la actividad con el trabajo que ello conlleva; a Juan Carlos “El Pajarito” por el esfuerzo y ayuda de ir en cabeza; al gran Jorge por su apoyo en los cruces y desvíos indicando la dirección a tomar; y Paco Pons nuestro compañero y vocal de ski por venir él y los de su sección a acompañarnos y a disfrutar con nosotros.

Raúl Calderón.

Vocal de la sección BTT Pegaso 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.