Login

Inicio

El Club

Secciones

Actividades

Calendario

Socios

De Interés

Memorias

  Si quieres ir rápido camina solo. Si quieres llegar lejos ve acompañado.            

Guardar


BTT. Sierra de Madrid

Domingo 12 de Marzo de 2017

El 12 de Marzo nos dimos cita en Villalba 14 ciclistas dispuestos a disfrutar del día al máximo. Después de esperar los 10 minutos de cortesía hasta que llegamos todos, nos pusimos en marcha en dirección al cerro del telégrafo, nuestro primer objetivo del día.

Hacía un día estupendo, nada de frío y un sol espléndido, que como veríamos más tarde dejaría paso a unos nubarrones cargados de lluvia.... Pero, no adelantemos los hechos, primero había que realizar la subida más importante de la ruta.

Nos dirigimos al cerro del telégrafo, los más fuertes en cabeza del grupo. Lo cual hizo que alguno de los primeros se despistara y cogiera un atajo subiendo por el depósito en lugar de por la pista. El destino era el mismo pero la inclinación de la subida no. Los integrantes del grupo realizaron sin mucha protesta esa cuesta que nos hizo entrar en calor rápidamente.

El resto de la subida se desarrolló de forma cómoda por la pista, que discurría entre pinares. Mala suerte, justo ese día la procesionaria había decidido salir de procesión, y muchos las atropellamos sin piedad alguna. Cosa, que como se sabría más tarde, tuvo sus consecuencias, pues a algunos les dio reacción…

 

Una vez arriba, disfrutando de las vistas que ofrece el lugar, nos dimos el merecido descanso y repusimos fuerzas. La bajada fue bastante rápida hasta que iniciamos el recorrido por las sendas. Con mayor o menor grado de dificultad, todos conseguimos superarlas.

Alguno nos abandonó justo cuando iba a empezar lo más divertido, ya que había salido de casa por la mañana con la ilusión de estar de vuelta para la comida.

Cuando nos dirigíamos al embalse de Navacerrada para bordearlo un nubarrón bien feo nos acechaba. Alguno decidió irse a su casa y terminar allí el recorrido para evitar la lluvia. El resto, auténticos valientes, continuamos nuestro camino y nos adentramos en la nube. 

Aunque las vistas que ofrece el embalse nunca decepcionan, no pudimos pararnos a contemplarlas pues nos mojábamos. No era una lluvia muy intensa, pero llovía, y no todos teníamos chubasquero. Así que…  aceleramos el ritmo.

Varias veces nos planteamos acortar la ruta por carretera, pero continuamos como valientes. Nos refugiamos 10 min en una parada de autobús a esperar a que el viento se llevase la nube. La estrategia funcionó a la perfección, el nubarrón dejó paso a un leve chispeo y con él emprendimos de nuevo nuestro camino.

La última parte de la ruta, ya de camino a Villalba no defraudó en absoluto. Salió un sol tremendo que nos secó al instante  y nos dejó sacar las últimas fotos de los 12 intrépidos ciclistas que terminaron la ruta.

Coordinadora de la actividad: Yolanda