Login

Inicio

El Club

Secciones

Actividades

Calendario

Socios

De Interés

Pirineos

Guardar

Guardar

Vuelta a la Gran Facha

Xuans (2.831m) Gran Facha (3.005m) Serrato (2.881m)

12 -15 Octubre de 2017

Miércoles 11                        

El día 11 nos concentramos en el refugio Casa de Piedra, en el Balneario de Panticosa, para pasar la noche. El personal fue llegando a diferentes horas de la tarde/noche, en función de la hora de salida de Madrid.

Jueves 12

Después de desayunar a las 7h30 iniciamos la primera etapa de la travesía que nos llevaría a coronar el pico Xuans (2.838m) y el pico Serrato (2.888m). El día amaneció completamente despejado, con una temperatura ligeramente fresca a  primera hora pero que iría subiendo a lo largo del día, dándonos la sensación de ser primavera en vez de otoño. Empezamos la marcha siguiendo el tramo del GR11 en dirección a los ibones de Brazato y después de unos 45 minutos de una subida empinada, en la cota de los 2.000m tomamos el desvío en dirección al ibón de Lavaza.

Antes de llegar a este ibón pasamos por el ibón de Serrato donde algunos descasamos un rato, como es habitual, los participantes ya se habían dividido en diferentes grupos en función de la rapidez de la marcha, pero en todo momento comunicados mediante las emisoras. A las dos horas de haber iniciado la marcha llegamos al  collado de Xuans desde donde ascendimos al pico del mismo nombre. La subida al pico no llevó más de 20 minutos y no tiene ninguna dificultad, solamente hay que realizar algunas trepadas sencillas, aunque en terreno descompuesto. Los primeros subieron muy confiados y más de uno se llevó un susto por la caída de piedras, de tal forma que todos los que subieron se pusieron el casco.

Después, bajamos al collado existente entre el pico de Xuans y el pico Serrato, en este punto algunos decidieron bajar directamente al refugio mientras que otro grupo aprovechó para subir al pico, que en el programa figuraba para ser ascendido el último día.  La subida de este pico llevó unos 45 minutos, la ascensión es más larga que el Xuans, aunque las trepadas son sencillas y la roca mucho más segura, solamente hay que preocuparse de la caída importante que hay en la vertiente norte.

De nuevo en el collado, los que no habían bajado directamente al refugio de Bachimala iniciamos el descenso siguiendo el track prefijado, por un terreno de bloques bastante incómodo, siguiendo los hitos y el track, por que el trazo del sendero era casi inexistente. Después de pasar junto al el ibon de Xuans (que dejamos a nuestra izquierda) descendimos por el desagüe del ibón hasta llegar al ibón de Bramatuero Alto que bordeamos dejándolo a nuestra derecha.

Después, siguiendo el sendero muy marcado llegamos al pantano de Bachimala que bordeamos por su izquierda, atravesando el refugio no guardado situado en la orilla. Después de una hora andando por el borde del pantano, llegamos al refugio que está situado después de la pared del pantano y junto a la pequeña presa de donde toma el agua la tubería que alimenta la central hidroeléctrica de Panticosa.

El refugio de Bachimala, de construcción reciente, está en un estado excelente de conservación como consecuencia de sus pocos años en funcionamiento. Sus servicios son excelentes e incluyen luz eléctrica sin las habituales restricciones y agua caliente.  Las habitaciones son amplias y la comida abundante, de tipo casero. Hay que destacar también el interés y la dedicación de los guardas, en resumen, un lugar al que hay que regresar.

 

Viernes 13

El día amaneció como el jueves, completamente soleado y primaveral. Ese día tocaba realizar el tramo que daba nombre a la travesía Vuelta a la Gran Facha.

El grupo se dividió en dos, unos iban a subir por los ibones de Pecico para después ascender a la Gran Facha por la arista Sur y posteriormente descender por la arista Oeste, mientras que otro grupo tomó el camino hacia el puerto de Marcadau, para luego llegar al Collado de La Facha y ascender y descender por la arista Oeste.

Al principio, el camino de los dos grupos fue el mismo, pasando por la pared del embalse de Bachimaña y a continuación tomamos el camino que deja el ibón a la derecha. En unos 45 minutos llegamos dejamos a nuestra izquierda el desvío que sube a los ibones azules, empezando en ese una fuerte ascensión en dirección al puerto de Panticosa.

Antes de llegar al puerto, el grupo que iba a ascender por la arista Sur se desvió a la izquierda en dirección al embalse de Pecico. El resto, desde el puerto de Panticosa continuó en dirección norte, a través de territorio francés por un camino que se dirige al refugio Wallon, que era visible al final del valle, en un momento dado se tomó un desvió a la derecha siguiendo unos hitos, que, después de atravesar una inmensa pedrera, confluyeron con el sendero que ascendía desde el refugio Wallon y que nos llevó al collado de la Gran Facha, donde volvimos a entrar en España.

Después de un merecido descanso, iniciamos la subida al pico de la Gran Facha. El camino está muy marcado con hitos y, mientras no se abandonen, la ascensión no plantea ningún problema, el terreno está muy descompuesto y hay que estar atento a la caída de piedras.

En el camino a la cima nos encontramos con los compañeros que habían ascendido desde el embalse de Pecico y que descendían por la misma arista por la que subíamos nosotros, la Sur. Una vez alcanzada la cumbre sin ningún incidente, bajamos por el mismo camino de subida hasta el collado de la Gran Facha y continuamos por el GR, atravesando Campo Plano hasta llegar al ibón de Respomuso y al refugio del del mismo nombre, donde pernoctamos. Es un refugio de gran tamaño, situado a 2.200m en la falda del pico Balaitus, dispone de 90 plazas y en su momento fue el primer refugio de los pirineos que contó con agua caliente y baños en el interior. Sin embargo, la comida deja bastante de desear, es de tipo “industrial” y poco elaborada.

Sábado 14

Como los días anteriores, el día amaneció soleado, y nosotros, después de desayunar a la hora habitual  partimos siguiendo el GR11 en dirección al collado de Tebarray. En el ibón situado en la base del collado, un grupo se separó para subir al pico de Llena Cantal (2.911m) y luego retomar de nuevo el camino de subida al collado. 

El resto subió directamente al collado, el sendero se convierte en una rampa muy pendiente, donde se alternan zonas muy erosionadas por el paso de la gente con otras zonas de roca descompuesta, donde hay que tener cuidado en las piedras que puedan arrojar los compañeros situados por encima. Una vez en el collado, y dejando las mochilas en él, casi todos subimos al pico Tebarray (2.886m), que no lleva más de 15 minutos andando por un cómodo sendero. Una vez de vuelta en el collado continuamos hasta el collado de los Infiernos donde repusimos fuerzas antes de ascender  a los picos del mismo nombre.

 

 

 

La ascensión empieza en un sendero marcado que sale del mismo collado y que atraviesa una pedrera donde se han abierto muchas sendas, nosotros optamos por dirigirnos a la cresta, formada por grandes bloques, que nos pareció un camino más seguro que las rocas descompuestas del resto de las sendas.

La cuerda llega a una primera cumbre de 2.982m. En ese punto algunos optaron por continuar al primer 3.000 (el Garmo Blanco) por la cresta (la ruta está marcada con hitos), mientras que otros se fueron por la estrecha senda que atraviesa la marmolera de la cara oeste.  El camino no tiene dificultad técnica pero que obliga a estar continuamente atento ya que cualquier error es fatal, su anchura es los algunos tramos es de centímetros y transcurre en todo momento al lado de un precipicio de 800m.  Esta travesía termina en una trepada fácil por roca segura que nos lleva al primer 3.000m, el Garmo Blanco.

Desde ese punto se continúa por una arista muy amplia de roca caliza blanca que poco a poco se va estrechando. Un poco antes de alcanzar el primer pico de los infiernos la arista está bloqueado por una roca, que se flanquea tanto por la derecha como por la izquierda, en ambos casos, dejando a nuestra espalda un precipicio de 1000 m.  Existe la opción de flanquear la roca por un sendero situado en la vertiente derecha, pero es de pocos centímetros y cubierto de gravilla, por lo que optamos por no abandonar la cresta.

Una vez superado este punto, la arista se puede continuar andando, alcanzándose el primer pico de los Infiernos  (3.081m) sin dificultad.  Desde ese punto hay que descender hasta un pequeño collado y a continuación, mediante una sencilla trepada alcanzar  la segunda cima.

En ese punto coincidimos todos los participantes en la salida, tanto los que habían seguido por la arista como los que habían tomado la senda de la pared, después de las fotos de rigor volvimos por el mismo camino de la ida hasta alcanzar el collado de los Infiernos, donde aprovechamos para comer y descansar un buen rato.

En el camino de bajada al refugio de Bachimala pudimos tomar fotografías del menguante glaciar de los Infiernos. Un poco antes de llegar a los ibones Azules ocurrió el único incidente de toda la travesía, nuestro compañero Nano pisó mal y se hizo un esguince, pero con la ayuda del resto de compañeros que  le llevaron la mochila y que le fueron acompañando consiguió llegar al refugio de Bachimala.

Domingo 15

El día 15, optamos por hacerlo tranquilo, ya que casi todos habíamos subido ya el primer día el pico previsto (el pico Serrato) conformándonos con bajar por el camino normal a los Baños de Panticosa dando fin a la travesía.

Como conclusión hay que resaltar que, gracias a contar con un tiempo excepcional, ningún día vimos una nube, y a que todos los participantes del grupo tuvieron un comportamiento excelente con bastante experiencia entre sus miembros, y en cada etapa se pudieron ascender picos extras, como fueron, el Serrato, Cambalés y Llena de Villacantal.

 Añado también, pues me parece de recibo la muy buena atención de los guardeses del Ref. Bachimaña, todo un ejemplo.

Y desde luego agradecer, con su presencia administrativa, como se nota, la ayuda en esgtos menesteres a Pedro Cristóbal y muy especialmente por su colaboración en realizar la Información Adicional para la web del club, a Antonio Zazo, quien hizo su diseño, y así configuró la travesía Vuelta a La Gran Facha.

Gracias a tod@s los que optasteis por realizar esta Travesía Pirenaica.

Coordinador de la actividad: Paco Grande.

Fotos AAT y P. Bravo.