Login

Inicio

El Club

Secciones

Actividades

Calendario

Socios

De Interés

Pirineos

Guardar

Guardar

Descenso de Barrancos y Vías Ferratas. Sierra de Guara

24 y 25 de junio de 2017

Primera experiencia del Grupo de Montaña Pegaso en este tipo de actividades. Dado el interés habido por realizar actividades de carácter más técnico, nos desplazamos a la Sierra de Guara, zona excelente para la práctica de barrancos en esta época del año.

Sábado 24 de junio

Descenso de Barrancos

Para la práctica de descenso de barrancos, contratamos los servicios de una empresa de guías. Garantizar la seguridad de un grupo tan numeroso resultaba muy complejo para realizarlo de forma autónoma.

Por limitaciones del parque natural, los 18 participantes de la actividad nos dividimos en dos grupos de 9 personas para realizar el descenso de dos barrancos diferentes. Debido a las tormentas descargadas en la misma semana, se delimitaron mucho los barrancos a realizar, por el exceso de caudal o la poca visibilidad por el arrastre de sedimento. Dadas las condiciones de caudal y la experiencia de los participantes de cada grupo, los guías decidieron descender el Petit Mascún y los Oscuros de Balcez.

- Grupo barranco PETIT MASCÚN. Este barranco resulta perfecto para iniciarse en el mundo del barranquismo. El tramo comienza a la altura de Rodellar y recorre el último tramo del río Mascún hasta su unión con el Alcanadre. Durante 3 horas el grupo descendió el barranco pasando por numerosas badinas, saltos, toboganes e incluso una pequeña cueva. En el primer tramo se pasa por numerosos saltos, alguno de gran envergadura, y un impresionante tobogán. Otros tamos se pasaron andando o nadando y en el tramo final el río se estrecha en un desfiladero donde se puede disfrutar de este espectacular lugar dejándose llevar por la corriente. Al final prácticas de saltos en una gran badina de agua cristalina.

- Grupo barranco OSCUROS DE BALCEZ. Para acceder a este barranco en el río Balcez es necesaria una aproximación de casi 2 h por pista y sendero bien definido. Los Oscuros del Balcez es un barranco muy divertido de descender en el que encontramos toboganes, saltos, rápeles y badinas. En los rápeles pudimos practicar las grandes diferencias entre las técnicas utilizadas en montaña y en un barranco con caudal. Prácticamente cambia toda la filosofía. También tuvimos la ocasión de pasar por sifones como alternativa voluntaria paralela a un tobogán o salto, pero que como práctica resultó muy interesante para aprender la técnica. El río llevaba bastante caudal pero no excesivo, que en este barranco resultaría peligroso para el nivel medio del grupo.

Enlace vídeo rápel en barranco Oscuros de Balcez:

https://www.facebook.com/Grupo.Montana.Pegaso/videos/1537225396307948/

 

 

Vías Ferratas

Tras una larga jornada barranquera, luego de un breve receso, nos dividimos en dos grupos y nos dirigimos a acometer las vías ferratas del día.

- El grupo 1, compuesto por 6 personas sin experiencia en ferratas, programamos realizar la vía de Peñas Juntas, K-1. Con el objetivo de aprender la técnica básica de progresión y seguridad en vías ferratas, esta K1 resulta muy didáctica ya que en su recorrido encontramos tres puentes tibetanos y tramos de grapas verticales y horizontales, uno de ellos con un pequeño desplome. La vía tiene escapatorias y está equipada para poder montar seguros para ayudar a personas inseguras o niños.

Después de haber estado toda la mañana haciendo descenso de barrancos y teniendo en cuenta las altas temperaturas de la tarde y que el Sol daría de lleno sobre la pared de la ferrata, consulté a los participantes por si alguno no se sentía dispuesto para hacerla en esas condiciones. Pero no dudaron en ningún momento. Una vez en la vía se les explicaron las diversas técnicas de progreso para cada tipo de tramo y las normas de seguridad. Todos los participantes realizaron la ferrata aprendiendo bien la disciplina para progresar con seguridad en cada tramo.

- El grupo 2, ya con experiencia en estas lides, compuesto por 13 indómitos, opta por acometer la vía ferrata del Espolón de la Virgen, K-2, técnicamente sencilla pero con cierta exposición y espectaculares vistas.

La vía ferrata comienza con una impresionante aproximación de unos 30 minutos por el fondo del río Mascún, atravesando el cauce del río y bordeando las verticales paredes de la escuela de escalada de Rodellar.

Siguiendo nuestro protocolo de seguridad habitual, llevamos una cuerda en cabeza y otra en cola, así como el equipo de rescate necesario en caso de que se produjese algún incidente.

La vía trascurrió sin incidente alguno, aunque la tuvimos que realizar a toda máquina debido a lo ajustado del horario y a que teníamos la cena organizada para las 20 horas.

Lo más destacable de la ferrata es el espolón que le da nombre y que, asemejando la espalda de un dragón, cae a plomo sobre el cañón del Mascún, dando una vertiginosa sensación de vacío.

El equipamiento de la ferrata es impecable y la progresión fácil.

Una vez llegado al punto más alto, procedimos a retornar por el otro lado del cañón en una preciosa excursión de 45 minutos que ya de por si merece la pena.

Llegamos justo para cenar una opípara y merecida paella.

Domingo 25 de junio

El domingo estuvo dedicado en exclusiva al 'ferrateo'.

 

- El grupo de los principiantes pudo poner en práctica la mecánica aprendida en día anterior realizando el Espolón de la Virgen (K2), ya realizada por el grupo de avanzados el día anterior. Antes de comenzar esta vía ferrata más aérea y vertical que la del día anterior, briefing de seguridad recordando normas de seguridad y sobre todo cómo calcular la distancia de seguridad con el participante que nos precede.

Sinceramente, para ser un grupo de iniciación me sorprendió cómo todos los participantes (2 mujeres y 3 hombres, uno de ellos muy joven) evolucionaron rápido y mantuvieron la disciplina requerida. Ello me animó a proponerles, una vez terminada la ferrata, a bajar por el barranco seco de La Virgen (bajada alternativa al sendero). Este barranco estacionario (sólo lleva caudal cuando hay tormenta) tiene 6 rápeles en las pozas formadas por la erosión. Hicimos un cursillo rápido de rápel en el que cada uno tenía que ser capaz de montarse el dispositivo y de supervisar el montaje de sus compañeros, mientras les aseguraba desde abajo durante el descenso. Esta práctica en terreno natural y con 6 rápeles de fisonomía diferente les hizo progresar rápidamente en esta técnica.

Agradecimientos a todos los compañeros que participaron en la actividad, a los guías Paco y Joaquín de Solo Canyons por su buen hacer y agradecimiento especial a Montse la encargada del albergue y a su madre por esas paellas que nos prepararon.

 Javier Crespo

Paco Maldonado

Fer Serrano