Login

Inicio

El Club

Secciones

Actividades

Calendario

Socios

De Interés

Memorias

Guardar

Guardar


Cotiella y Turbón

3 al 4 de junio de 2017 

La predicción del tiempo no podía ser peor: lluvia en abundancia, tormentas, rayos y centellas, y por desgracia se cumplió.  A lo largo de la tarde del viernes 2 de junio fuimos llegando los  25 inscritos en la actividad al albergue El pájaro loco de Castejón de Sos (otros 5 se dieron de baja entre el jueves y el viernes). El albergue está en buenas condiciones y el trato siempre fue correcto y profesional.

Sábado 3 de junio.

El sábado nos levantamos y desayunamos a las 7:30. Para ese día estaban programadas dos ascensiones:  Cotiella y Peña de las Once, pero como la previsión seguía siendo de fuertes tormentas a partir del mediodía, y ante el peligro que suponía ascender en esas condiciones a una altura de 2900 metros, decidimos cambiar el programa y hacer una ruta alternativa por zonas más bajas y protegidas.

Concretamente una marcha por el barranco Surri saliendo desde el pueblo de Sahun situado a unos 5 km al norte de Castejón. Este estrecho valle, casi completamente cubierto de bosque,  separa los valles del Esera y el de Gistain, subiendo desde el Esera hasta los  lagos de Barbarisa, al sur del macizo de los Eristes y del Poset. Por él transcurría el camino tradicional que unía Sahun con Pla a través del collado de Sahun. Actualmente ese camino está en parte perdido y se ha convertido en un PR que va por la margen izquierda del rio Surri hasta su nacimiento en los lagos de Barbarisa.

La mañana transcurrió sin lluvia, en una agradable marcha por un camino cómodo entre el frondoso bosque, hasta llegar a unos rediles de ganado situados debajo del collado de Sahun. Allí nos dividimos en dos grupos, uno compuesto por seis personas partió hacia los lagos de Barbarisa, el resto siguió con la marcha prevista hacia el collado de Sahun.

Para llegar al collado había que cruzar el rio, que con las abundantes lluvias de esos días bajaba muy crecido. Menos mal que se encontró un puente caído que, haciendo muchos equilibrios, permitió pasar al otro lado. Hacia las 12:00 ya cerca del collado y cumpliendo puntualmente las previsiones, se desató la tormenta, comenzando a caer una fuerte lluvia, que en algunos momentos se convirtió en granizo, acompañada de truenos y de algún rayo demasiado cercano para nuestro gusto.

 No quedaba otra que empezar a bajar a toda velocidad hacia el refugio que suponía el bosque. Y así se hizo, a pesar que precisamente en esta zona el camino está completamente perdido y tuvimos que correr monte a través. Después de una larga hora de bajada entre prados y matorrales empapados, que se unían a la que estaba cayendo para mojarnos bien, llegamos a la orilla del rio, buscando una pasarela que allí existe y que nos permito cruzarlo de nuevo, para retomar el ancho camino que trajimos por la mañana. En él seguía lloviendo, pero al menos se podía andar cómodamente.

El grupo que subió a los lagos de Barbarisa, lo tuvo más difícil. Además de tener que pasar el rio sin ni siquiera contar con la ayuda del puente caído, la tormenta les empezó a caer cuando ya bajaban de los lagos, a 2300 m y por terreno abierto. De vuelta tuvieron que volver a cruzar el rio, con la única ventaja de que ya les daba lo mismo mojarse las botas y les resultó un poco más cómodo. En algo menos de tres cuartos de horas volvieron al redil de ganado, donde retomaron el camino de bajada.

Fue bajando de los lagos, donde el compañero Manu Crespo tuvo un accidente que le causo una grave lesión, que después se vio que era una fractura de fémur. Como se había quedado descolgado del grupo de los lagos,  cuando se produjo se encontró solo, menos mal que el siempre lleva una emisora que le permitió pedir ayuda. El compañero Javier Castaños que se encontraba cerca acudió enseguida. Vista la gravedad del accidente se decidió por todo el grupo, a través de las emisoras, que Manu no debía de intentar bajar por su cuenta y que había que avisar a los servicios de rescate. También se decidió que Javier se quedara con él hasta que llegara el rescate y que el resto del grupo siguiera bajando. Javier y Manu se acercaron a la pista que llega al collado de Sahun donde dieron aviso al 112, quienes les pusieron en contacto con el GREIM de Benasque. Cerca de unas dos horas después llego un todo terreno del GREIM, que los bajo el centro de salud de Castejón de Sos. Allí constataron la ruptura del hueso y después de una primera cura recomendaron su traslado al hospital de Barbastro.

Bonifacio y Pedro Cristóbal le llevaron hasta el hospital donde el diagnostico fue que había que hacerle una operación, dándole a elegir entre hacérsela allí o desplazarse por su cuenta a Madrid.  Manu prefirió esperar al día siguiente y salir muy pronto hacia Madrid para operarse allí. La buena noticia, dentro de lo malo, es que en su hospital no consideraron necesaria la operación, y que en este momento la previsión es que se encuentre recuperado para Septiembre. Animo Manu, esperamos verte pronto en las actividades del club.


Este accidente nos hace insistir una vez más la importancia de no separarse de los grupos, y de llevar siempre los medios de seguridad necesarios.

Queremos también expresar nuestro agradecimiento a Javier Castaños por su eficaz intervención en el accidente y por la ayuda prestada a un compañero, y recordar que aguantó más de dos horas de fuerte lluvia y frio para acompañarle. Muchas gracias Javier, si ya te considerábamos un buen compañero tu actitud nos ha demostrado que además eres una buena persona.

El resto de los participantes llegamos pronto al albergue y, después de tender todo lo que llevábamos para que se secara para el día siguiente, pasamos la tarde de cañas y tertulias hasta que las tormentas vespertinas nos anunciaron que era el momento de la cena. Por cierto, en el comedor nos pusieron expresamente un televisor para ver la final de la Champion entre el Real Madrid y la Juventus, un detalle por parte de los guardas, aunque hay que reconocer que la mayoría no hicimos mucho caso.

 Domingo 4 de Junio.

 El día siguiente amaneció lloviendo y con las mismas previsiones de tormentas, entre eso y que las botas de la mayoría seguían empapadas,  se decidió suspender la actividad prevista, la subida al Turbón, y volvernos con tranquilidad a casa. Unos se fueron de ferratas y otros de turismo, como los fuertes chubascos siguieron por toda Huesca durante todo el día salimos ganando los turistas, porque los ferrateros no pudieron hacer nada.

En definitiva, una salida muy frustrante, habrá que volverla a programar el año próximo.

Finalmente quiero agradecer su trabajo al coordinador de la actividad Rafael Delgado. Rafael que es bastante nuevo en el club, coordinaba una salida por primera vez, y hay que destacar que se vino a Castejón de Sos a pesar de estar seriamente lesionado y no poder participar en las marchas. Además de todo el trabajo de organización, se hizo más de 1.000 km para estar con nosotros. Muchas gracias Rafael, ha sido un placer conocerte y trabajar contigo. Aprovecho además para informar que Rafael se ha hecho cargo de la supervisión del grupo de carreras de montaña, lo que es una muy buena noticia para el funcionamiento del club.

 Textos: Pedro  Bravo. Fotos: Arturo Alaejo y Pedro Bravo.